None
LA NEGOCIACIÓN SALARIAL

Un gremio docente ya resolvió un paro y Feb y Suteba definen sobre la hora

Udocba anunció una medida de fuerza por 72 horas. El Frente Gremial decide el viernes si vuelve a las aulas.

Los docentes ya preparan medidas de fuerza. Mientras el gremio cegetista Udocba -una entidad que ha ganado peso en las escuelas de la periferia- definió una huelga de 72 horas a llevarse a cabo la semana entrante, las 5 entidades que integran el Frente Gremial Docente Bonaerense indicaron que decidirán si vuelven a las aulas el próximo viernes.
Es que a dos días hábiles de la fecha fijada para el inicio de clases no recibieron una convocatoria “formal” ni un “llamado informal” por parte de las autoridades provinciales. “El Gobierno ha cortado el diálogo. No nos convocó y jamás realizó una oferta sobre la cual discutir. Esto es inédito. Lamentable. Pero la realidad es que lo único que se escucha es el silencio de quienes son los responsables de la educación en la Provincia”, afirmaron altos dirigentes sindicales. El único número que se conoció en medio del grave conflicto que afecta al sistema educativo bonaerense fue el que ayer mencionó el titular del Suteba, Roberto Baradel, cuando indicó que “el salario mínimo que pretendemos es de 3.650 pesos para el maestro de jornada simple”.

¿Sin convocatoria?

En ese contexto, y según pudo averiguar este diario, lo más grave de la situación sería que la tan ansiada convocatoria no llegaría a concretarse. La imposibilidad del Ejecutivo provincial de hacer frente a un aumento salarial con recursos propios y la falta de garantías de que la Nación salga en su auxilio se combinaron para que “a esta altura no pueda hacerle propuesta alguna a los maestros”, confiaron altas fuentes oficiales.
La especie vendría a dar respuesta, en cierta forma, al planteo que realizó el lunes la secretaria gremial del Suteba, María Laura Torre, cuando dijo: “Realmente estamos muy preocupados por esta actitud irresponsable del Gobierno. No nos llamaron y nunca hicieron una oferta. Alguien tendrá que explicar porqué”, exigió. Pero ayer, Baradel aseguró que “la ministra de Educación (Nora De Lucía) aún no tiene certeza de cuando nos van a convocar”.
En la misma línea, otros dirigentes docentes llegaron a sugerir que el Ejecutivo “actúa con alguna intencionalidad” que “pone en riesgo el comienzo de las clases”, pasándole, de ese modo, la “responsabilidad absoluta por la grave situación” al gobierno de la Provincia.
Ese silencio oficial lo rompieron ayer los gremialistas. Baradel, tras indicar que “el salario mínimo que pretendemos es de 3.650 pesos para un maestro con jornada simple”, opinó que “no hacer una propuesta de aumento salarial es lisa y llanamente plantear un recorte al salario de los trabajadores, porque si uno tiene en cuenta el aumento del costo de vida, si no hay un incremento salarial hay una pérdida del poder adquisitivo”.
El dirigente dejó abierta una puerta a la negociación. “Los docentes todavía no hemos definido medidas de fuerza” con la esperanza de que el Gobierno “nos convoque para llegar a tener una recomposición salarial y un acuerdo que nos saque del conflicto que tuvimos el año pasado, porque no se puede vivir en conflicto permanente”, señaló. Aunque puso un límite: “Si no es así, el viernes definiremos medidas de fuerza, que empezarán el lunes 25 y, de no haber respuesta a nuestros legítimos reclamos, podrían continuar”, enfatizó.

“Nunca vivimos algo así”

En tanto, la Feb continuará realizando hasta mañana las asambleas distritales, y el viernes a las 8 hará su congreso extraordinario, al que llegarán los congresales con el mandato de esas asambleas.
“En este contexto, ya es hora de definir medidas de fuerza”, dijo la titular del gremio, Mirta Petrocini.
La docente aseguró que “nunca vivimos una situación así. Hemos tenido conflictos y discusiones hasta el cansancio, pero siempre sobre números concretos. Sin embargo, yo no recuerdo un nivel de conflictividad como el actual”, aseveró la dirigente de la federación.

COMENTARIOS