None
BUSCARÁ ACORDAR LA MEDIDA CON LA CASA ROSADA

La Provincia congela proyecto de cobrar plus a combustibles

Tras las críticas de Nación, Scioli resolvió desactivar la idea de imponer un cargo fijo de 10 centavos por litro de nafta para financiar el mantenimiento de caminos.

En medio de las duras críticas que recibió de funcionarios nacionales, el gobierno de Daniel Scioli resolvió ayer desactivar por el momento la idea de cobrar un cargo fijo de 10 centavos por litro de combustible para destinar ese dinero al mantenimiento de rutas, y anunció que buscará acordar esa medida con la Casa Rosada.
La decisión fue comunicada por el jefe de Gabinete, Alberto Pérez, y el ministro de Infraestructura Alejandro Arlía, quienes reconocieron que para avanzar con ese proyecto es necesaria la modificación de leyes nacionales.
“No estamos dando marcha atrás porque nunca se fue para adelante con este tema”, graficó Pérez, pero admitió que “existen algunas inhibiciones legales” para poner en práctica la nueva imposición.
La idea de crear el nuevo tributo que pagarían todos aquellos que cargaran nafta y gas oil en las estaciones de servicio de la provincia de Buenos Aires había sido anticipada el domingo por el ministro Arlía y se la había pensado como una forma de engrosar los recursos del Fondo de Infraestructura Vial, creado por la administración Scioli, que se nutrirá además con la afectación de un 10% del Impuesto Automotor.
Se trata de una medida similar a la que proyecta el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, y a la que ya está aplicando el gobierno del cordobés José Manuel de la Sota.
Pero no sólo eso: varios intendentes del Conurbano bonaerense analizaban cobrar la misma imposición -aunque con el formato de tasas- a quienes cargaran combustibles en sus distritos.
El Gobierno nacional salió a cuestionar con dureza la nueva imposición y anticipó que recurriría a la Justicia para plantear la inconstitucionalidad del incremento.
“Esto es tan absurdo como si el Gobierno nacional o el Congreso de la Nación empezaran a recaudar impuestos a las patentes, a los ingresos brutos, o inmobiliario”, disparó el ministro de Economía, Hernán Lorenzino.
“Este tema lo estamos viendo con preocupación y vamos a actuar en consecuencia”, sostuvo Lorenzino.
El ministro cuestionó “a estas pseudo tasas, que las llaman así para eludir el concepto de impuesto, porque es flagrante la inconstitucionalidad de un impuesto de esta naturaleza”.
Y se quejó de que “mientras el Gobierno nacional ha tratado de dotar a la estructura tributaria de cada vez mayor progresividad, esto va en sentido contrario”.
“No hay nada más regresivo que un impuesto de estas características, que lo paga tanto el que tiene un auto último modelo como el que tiene una motito”, señaló.
Desde el Gabinete nacional también se sumó a las críticas el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo.
“No es bueno crear nuevos impuestos, sobre todo impuestos distorsivos, cada vez que una administración tenga un desafío de concreción de una obra”.
“En este caso, teniendo en cuenta el impuesto a los combustibles, que es distorsivo, no tiene demasiado sentido: hay que gestionar eficientemente y fijar prioridades”, respondió Randazzo en un tiro por elevación a Macri, De la Sota y Scioli.
La controversia surgida por la posible aplicación del plus fue el principal tema de análisis durante la reunión de Gabinete que encabezó por la tarde Scioli, donde se convino buscar un acuerdo con Nación para poder aplicar el tributo o intentar otras fuentes de financiamiento para atender la grave situación de transitabilidad que presentan varias rutas bonaerenses.
Antes de la marcha atrás, Scioli había dicho: “Estamos viendo técnicamente de qué manera se puede generar un recurso genuino que provenga del movimiento vehicular y de camiones, y que luego pueda ser invertido”.

COMENTARIOS