Elizabeth fue golpeada y enterrada viva por su pareja.
Elizabeth fue golpeada y enterrada viva por su pareja.
A CINCO AÑOS DEL NACIMIENTO DE “NI UNA MENOS”

Hubo al menos 57 mujeres asesinadas durante la cuarentena en el país

Se recuerda hoy la primera marcha realizada tras la muerte de Chiara Páez en Rufino, que dio pie al surgimiento del movimiento de autoconvocados que impulsa la protesta contra la violencia de género.

Hoy, 3 de junio, se cumplen cinco años de la primera marcha contra la violencia de género, cuyo disparador fue el femicidio de Chiara Páez, de 14 años de edad, asesinada a golpes en Rufino– que hizo estallar la bronca en todo el país–.
El 10 de mayo de 2015 el cadáver de Chiara fue encontrado en el patio de la casa del abuelo de su novio, Manuel Mansilla, de 16 años. La víctima estaba embarazada de tres meses. Según se pudo probar durante la investigación, la chica sufrió un corte en el cuello producido con un cuchillo y varios golpes en la cabeza.
Este crimen fue el caso de femicidio que dio origen a las marchas contra la violencia de género bajo la consigna "Ni Una Menos". El 3 de junio, semanas después del crimen de la joven, hubo desborde popular en las calles argentinas. El eco se propagó rápido y canalizó la furia y el deseo de miles de mujeres de ser escuchadas.
A partir de entonces, en esa fecha se realizan marchas para protestar contra la violencia de género, pero este año, a raíz de la cuarentena para prevenir el COVID- 19, se harán encuentros virtuales para conmemorar la fecha.
Desde entonces hasta el último 25 de mayo se cometieron al menos 1.450 femicidios en Argentina. El 66 % fueron cometidos por las parejas o exparejas de las víctimas y alrededor de 1.527 niños perdieron a sus madres. Estos datos fueron proporcionados por el Observatorio de las Violencias de Género “Ahora que sí nos ven”, de Capital Federal.


Muertes en cuarentena
En el medio de un Aislamiento social preventivo y obligatorio que ya lleva 77 días, el Observatorio de femicidios “Adriana Marisel Zambrano” de La Casa del Encuentro, asociación civil con sede en Ciudad de Buenos Aires, da cuenta de que 57 mujeres fueron asesinadas en el país, desde el 20 de marzo al 28 de mayo último.
“Las cifras no descienden y el confinamiento no ayuda ya que el 71% fue asesinada en su vivienda, dejando 77 hijas e hijos sin madre. Teniendo en cuenta que el 65% de los femicidas eran parejas o exparejas y que 1 de cada 6 mujeres tenía denuncias previas es que reiteramos lo imprescindible que resulta que el Estado Nacional adopte medidas destinadas específicamente a la protección y prevención de la violencia de género en todas sus expresiones desde una mirada interdisciplinaria”, apuntan desde dicha entidad.

Hechos cercanos
Ante este escenario, cabe mencionar algunos de los casos de femicidios que conmocionaron a la gente de nuestra región, asesinatos de mujeres causadas por parejas o exparejas:

Enterrada viva
El 6 de mayo último, Elizabeth Lorena Quilogran, de 37 años de edad, fue encontrada muerta en el patio de su casa en la localidad de Ascensión, partido de General Arenales. Su pareja Horacio Báez (49) quedó detenido tras haber confesado que la había matado y enterrado en el patio de su casa. Lo que no confesó es que la mujer estaba viva cuando realizó semejante atrocidad, hecho que pudo saberse tras la autopsia del cuerpo.
Fue encontrada enterrada boca abajo, semivestida, en un sector tapado con leñas. Los pulmones de la mujer tenían restos de tierra, heridas cortantes en el cráneo realizadas con un hacha y golpes de puños en el rostro. El asesino es el padre de dos hijos de la víctima.
Según investigadores, Báez había sido denunciado en 2007 por violencia doméstica por una expareja, pero durante los 10 años de relación con Quilogran, no tenía antecedentes denunciados.

Murió quemada
El 8 de mayo del corriente año, falleció Sonia Ponce, de 61 años, que permanecía internada en grave estado tras haber sufrido quemaduras en su cuerpo durante una discusión con su esposo, Raúl Funes, de 68 años, el 26 de abril en una vivienda ubicada en José Mármol al 100 de Chacabuco.
La mujer resultó con quemaduras en el rostro, cuello, tórax y ambos brazos; y él lesiones del mismo tipo pero más leves en sus extremidades superiores
Raúl Funes declaró en principio que ella se había arrojado alcohol en su cuerpo y después se prendió fuego pero la mujer le aseguró a varios médicos que había sido él.
Tras doce días de agonía, Sonia murió en el Hospital Interzonal General de Agudos de Junín, como consecuencia de las gravísimas heridas. En ese momento era la víctima de femicidio número 35 en el país, en lo que iba de la cuarentena.

Tres balazos
El 12 de junio próximo se cumplirá un año del asesinato de Gabriela Scalise, de 43 años, ocurrido en Chacabuco. Quien se desempeñaba como médica radióloga fue baleada por su expareja, Adrián Cipolla, de 44 años, oriundo de Junín, quien había robado una pistola calibre 45 de una armería para matarla.
Fueron tres balazos: el primero en la nuca, que le provocó un severo trauma cráneo-encefálico; el segundo en el abdomen y el tercero en el pecho, según confirmó la autopsia realizada oportunamente, en el Instituto de Investigación Criminal y Ciencias Forenses Norte.
Cipolla, quien se dedicaba a la venta de automóviles, fue encontrado muerto a la noche del mismo día en que mató a su expareja, dentro su vehículo en cercanías del río Salado, al costado de un camino rural de la ciudad de Chacabuco. Su cuerpo presentaba una herida de arma de fuego con ingreso por el paladar y salida por la parte trasera de la cabeza, lo que confirmó el suicidio.
Por aquellos días, desde la Fiscalía general de Junín se explicó en un comunicado que el dueño de una armería del centro de esa ciudad denunció en la comisaría primera que el femicida concurrió a su local más temprano para ver el arma, que él se la exhibió y más tarde advirtió su faltante.
Cabe destacar que el asesinato de Scalise es el segundo femicidio ocurrido en la localidad de Chacabuco en lo que va del 2019, ya que el 20 de enero Silvia Pereyra de 59 años fue asesinada a puñaladas en su vivienda y por el hecho detuvieron a un joven vecino suyo.

En un baile
El domingo 23 de junio de 2019, en la ciudad de Lincoln, Mabel Alicia Gauna, de 62 años, oriunda de Juan Bautista Alberti, fue asesinada por su exnovio, Rubén Otero, de 61 años, de General Pinto, cuando ambos estaban en el baile del Centro de Jubilados linqueño “Dra. Sola”.
Otero, inmediatamente tras cometer el crimen, se disparó en la cabeza y también murió.
El hecho causó conmoción entre quienes estaban bailando y disfrutando de dicha reunión social. Cuando se encontraba tocando la banda de cumbia “Juan Pablo y sus Picaflores”, se escucharon disparos: Mabel Alicia Gauna yacía tendida en el suelo sin vida.
Otero, casi de inmediato se disparó en la cabeza con la misma arma de fuego que utilizó para cometer el femicidio y cayó gravemente herido, pero murió luego, en el Hospital Municipal “Dr. Rubén Miravalle” en horas de la madrugada, a las 5.15 del lunes 24 de junio.

En Junín
El miércoles 2 de octubre del 2018 se produjo un lamentable hecho en nuestra ciudad, cuando Leonardo Pugliese, conocido profesor de Educación Física, mató a su exmujer, Ana Carina Simeón, de 49 años de edad, también docente.
La víctima fue asesinada en un departamento de Junín. Su cuerpo fue encontrado por su hija en la casa que ocupaban en Alsina 75, a las 17.30 del día del hecho.
El autor del crimen luego fue hallado ahorcado, colgado de un tirante de otra vivienda, ubicada en Roque Sáenz Peña 1073, una hora después, cerca de las 18.30.

COMENTARIOS