Los diez detenidos fueron trasladados para las distintas ruedas de reconocimiento.
Los diez detenidos fueron trasladados para las distintas ruedas de reconocimiento.
ASESINATO EN VILLA GESELL

Testigos señalan a Máximo Thomsen como el responsable del golpe final

Señalan que le pegó a Fernando cuando ya estaba inconsciente en el piso, mientras que Ciro Pertossi habría evitado a trompadas que los amigos del chico lo defendieran.

Testigos que participaron de la segunda jornada de ruedas de reconocimiento identificaron a Máximo Thomsen como el autor del golpe final que causó la muerte de Fernando Báez Sosa cuando estaba inconsciente en el piso, tras la brutal paliza que recibió a la salida del boliche Le Brique de Villa Gesell.
Thomsen fue reconocido de manera fotográfica por dos de los tres testigos como una de las personas que le pegó a Fernando en la calle, frente al boliche, la noche del sábado de violencia extrema. Además, los testigos identificaron a siete de los 10 rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa como las personas que participaron del ataque dentro y fuera del boliche Le Brique, informaron fuentes judiciales.
La medida fue supervisada por la fiscal del caso, Verónica Zamboni, y tuvo la particularidad de que varios de los reconocimientos se hicieron con fotos, ya que algunos de los imputados, después de pasar seis días encerrados en un calabozo, perdieron el bronceado y se complicaba la conformación de las rondas.

El más comprometido
Máximo Thomsen es el más comprometido en la investigación, ya que fue identificado de manera directa por cuatro testigos distintos. A Ciro Pertossi uno de los testigos lo ubicó como atacante de uno de los amigos de Fernando. Y otro de los identificados de manera fotográfica fue Enzo Comelli, el joven que el jueves había sido señalado por dos testigos golpeando a la víctima cuando se inició el ataque en la calle.
En esta oportunidad, un nuevo testigo lo reconoció como uno de los integrantes del grupo dentro del boliche Le Brique. También fue identificado Matías Benicelli (20), a quien un testigo le indilgó haber estado arengando la golpiza a Fernando, dijeron al menos dos fuentes presentes en la rueda de presos.
Fabián Améndola, quien representa a la familia de la víctima, dijo que “se incluyó dentro de los agresores a uno que (el jueves) no había sido reconocido, golpeando a Fernando”; mientras que otro de los imputados fue apuntado por haber impedido que un testigo auxiliara a la víctima. Según los investigadores, hubo un séptimo reconocimiento positivo por dos de los testigos, que identificaron a otro de los rugbiers como uno de los miembros del grupo agresor.
Los nuevos tres imputados reconocidos son Ayrton Viollaz (20), Luciano Pertossi (18) y Lucas Pertossi (20).
Además de Thomsen, los tres Pertossi, Comelli, Benicelli, y Viollaz, permanecen detenidos Alejo Milanesi (20), Juan Pedro Guarino (19) y Blas Cinalli (18), por el ataque que hace una semana terminó con Fernando muerto a golpes. Los diez están imputados por el delito de “homicidio agravado por premeditación de dos o más personas”. Pablo Ventura (21) también, pero fue liberado y sería sobreseído.

El testimonio del amigo
Uno de los jóvenes que aquella madrugada terrible estuvo con Fernando hasta el último minuto también fue golpeado por los homicidas y es un testigo clave que el viernes participó de las ruedas que arrancaron poco después de las 8.30 de la mañana. En la causa ya declaró que fue a Le Brique para ver el show del cantante de trap Neo Pistea junto a Fernando y otros dos testigos. Que había “mucha gente empujándose, nos chocábamos”, según fuentes cercanas a la causa. Recordó haber visto a “dos chicos alterados que nos incitaban a la pelea, intento calmar todo y recibo golpes de puño.” “Che, no sirve pelear, nos van a echar a todos”, dice que dijo. Y que uno de los que lo atacaba, le respondió: “El problema no es con vos, es con tu amigo, me voy a quedar esperando”.
El testigo no está seguro si lo dijeron por Fernando o por otro, pero esa frase se volvió en contra de los acusados ya que implica la premeditación como agravante. Minutos después el joven se enteró de que a Fernando lo habían echado del boliche, por lo que salió a la calle y lo vio. Báez Sosa no sabía por qué fue la discusión, pero tenía “la camisa rota”. Según el testigo, conversaba de este tema con su amigo cuando la patota los atacó por la espalda, a traición.
Según declaró, Fernando fue el primero en caer: “Lo empujaron y lo patearon en el piso, yo traté de defenderlo”, pero también lo tumbaron a patadas a él. “Me pegan por todo el cuerpo -refirió-, principalmente en la cabeza, creo que al menos tres personas”. Cuando por fin pudo levantarse vio a “algunos amigos golpeados, a Fernando ensangrentado, con la cara golpeada e inconsciente. Una chica que estaba en el lugar comenzó a hacerle RCP. Al menos vi ocho pibes pegándonos”.
Entonces, uno de los rugbiers advirtió, según recordó el joven: “A ver si nos volvés a pegar, negro de mierda”. En la causa no surge que Fernando le haya pegado a ninguno de los rugbiers.

En el Penal “los esperamos”
El viernes se volvió viral un video que reclusos de un penal bonaerense filmaron con un celular dentro de la celda, mientras toman mate y escuchan cumbia. “Los estamos esperando”, grita uno de los que filma mientras invita a sus compañeros a que se sumen a la arenga. “Hay que pagar gil”, dice otro detenido que entra en la celda. “Un saludo a las redes”, saluda a modo de cierre el autor del video.
Con relación al traslado de los rugbiers, ya se les asignó en el sector de alcaldía que tiene la Unidad 6, por lo que no tendrán contacto directo con la población carcelaria. “Permanecerán ahí bajo estricta vigilancia y control hasta que el juez dicte la prisión preventiva”, dijeron fuentes oficiales. Y, en caso de que eso ocurra, serán asignados a otra unidad a resolver en ese momento. Lo más probable es que los lleven una unidad con régimen de jóvenes adultos.

COMENTARIOS