Los pliegos del Bapro deberán aprobarse en el Senado.
Los pliegos del Bapro deberán aprobarse en el Senado.
NEGOCIACIONES EN LA LEGISLATURA

Entra en la recta final la pelea entre Kicillof y Cambiemos por cargos en el directorio de Bapro

El Senado sesionará en febrero para votar los pliegos. En la oposición reclaman cuatro sillones, pero el Gobierno resiste.

Kicillof y la oposición por el reparto de cargos de fuerte peso en el Banco Provincia entrará en la recta final. A mediados de febrero, en algo más de dos semanas, el Senado bonaerense volverá a sesionar en período extraordinario para votar las designaciones de cuatro de los ocho integrantes del directorio, donde se definen los lineamientos de la política financiera de la entidad. Antes de esa fecha deberán estar resueltas las negociaciones que quedaron en stand by y que se retomarán en los próximos días.
Si bien no hay convocatoria oficial por parte de la vicegobernadora Verónica Magario, en el Senado ya está resuelto retomar las sesiones en las próximas semanas para cumplir con el trámite de designación de los directores y otros cargos que requieren aval de la Cámara alta, como el subcontador de la Provincia.
La pelea por los directores del Bapro es el eje central de una negociación que en rigor involucra a una veintena de cargos en distintas estructuras de la Provincia, como organismos de la Constitución, organismos de control (Oceba, entre otros) empresas del Estado, como Aubasa, y el IOMA. La semana pasada vencieron los mandatos de cuatro de los ocho sillones que componen esa mesa presidida por Juan Cuattromo.
Los que terminaron son Mario Meoni, que asumió como Ministro de Transporte de la Nación, y otros tres integrantes designados y que responden a María Eugenia Vidal: Mario Biondi, Felipe Hughes y Carlos Pérez.
Cambiemos exige que se le deje designar la mayoría de los reemplazos para que el directorio quede equilibrado.
Es que de los cuatro de los directores que tienen mandato por dos años más, tres fueron designados por distintos sectores del peronismo: Sebastián Galmarini (cuñado de Sergio Massa, por el Frente Renovador), la kirchnerista Juliana Di Tullio y Humberto Vivaldo, exsecretario de Finanzas del Municipio de Almirante Brown, puesto por los intendentes del PJ. El único opositor que sigue en el cargo es el radical Diego Rodrigo.
“Nos tienen que dar lo mismo que nosotros les dimos a ellos cuando eran oposición” exigen cerca de la exgobernadora Vidal. En concreto, el pedido es para que, de los cuatro pliegos que se envíen al Senado, tres sean nombres puestos por Juntos por el Cambio.
Pero en la Gobernación ya dejaron saber que necesitan mayoría para que la entidad acompañe la política financiera de Kicillof, por lo que se niegan a entregar esos sillones. “Nosotros tuvimos paridad en el directorio del Bapro recién al final de la gestión de Vidal, no al principio”, dicen.

Facultades
Kicillof
quiere controlar la mayoría del directorio del Bapro por el perfil que busca darle a la entidad en el arranque de su gestión. El gobernador ya activó a través de la entidad crediticia la implementación del plan Argentina contra el Hambre.
Además, el directorio del Bapro tiene facultades para definir la política de créditos, suscribir acuerdos con el Banco Central, designar gerentes y subgerentes, entre otras funciones. En los últimos días se había generado incertidumbre sobre la situación de la entidad, ya que el 18 de enero pasado vencieron los mandatos de cuatro directores y se necesita un quórum del presidente más cuatro integrantes para poder sesionar.
Por eso, se había puesto la mira sobre el rol del radical Diego Rodrigo, el único opositor que sigue en ese ámbito. Pero desde Cambiemos se ocuparon de despejar fantasmas. “De ninguna manera se va a afectar el funcionamiento”, dijeron.

COMENTARIOS