Los estatales quieren volver a discutir los salarios, que perdieron poder adquisitivo frente a la inflación.
Los estatales quieren volver a discutir los salarios, que perdieron poder adquisitivo frente a la inflación.
PELEA POR LOS SUELDOS

Tras el cierre docente, estatales piden ajuste salarial por inflación

Los gremios retoman la negociación con el Gobierno y quieren rediscutir el acuerdo paritario que firmaron a fines del año pasado.

En lo que va del año la inflación acumulada trepó al 11,8 por ciento. En ese mismo período, los sueldos de los trabajadores estatales bonaerenses aumentaron un 8 por ciento. Es decir, sufrieron una erosión del 3,8 por ciento en relación al incremento del costo de vida durante el primer trimestre de 2019.
Se trata de un escenario no imaginado allá por fines del año pasado cuando la administración de María Eugenia Vidal y los gremios mayoritarios representados por UPCN y los enrolados en la Fegeppba, acordaron la pauta salarial para todo el año.
En aquél entonces se cerró un aumento del 20% en cuotas, con actualización por inflación sólo en el primer semestre. Así, se estableció pagar un 4% en enero; otro 4 en marzo; 4 más en mayo y 4 en julio y cláusula de actualización automática si la inflación supera el 16% en ese período. El acuerdo añadió un 2% en septiembre y otro 2% en noviembre y otra cláusula, pero de compromiso de revisión, o sea no automático, si la inflación supera el 20% anual.

El peso de la inflación
Ese porcentaje quedará largamente superado. Diversas estimaciones indican que al final de 2019 la inflación se acercaría al 40 por ciento siempre y cuando el Gobierno logre algún resultado en la pulseada por controlar los precios.
Aquél esquema inicial apuntaba a que los sueldos de los estatales fueran recuperando poder adquisitivo en el primer semestre del año en el que se aguardaba que la inflación continuara con la curva descendente que había comenzado a transitar a fin de año. Pero el 2,9 de enero, el 3,8 de febrero y el 4,8 de marzo, echaron por tierra con esa intención oficial.
Por eso, los gremios estatales mayoritarios quieren revisar el acuerdo salarial de fines del año pasado y avanzar en un esquema similar al que la Provincia terminó acordando con los sindicatos docentes.
Tras una paritaria que alcanzó alto voltaje, el gobierno provincial finalmente logró acordar con los maestros un aumento salarial para todo 2019 similar a la inflación. Para ello, propuso actualización salarial en forma trimestral a través de la vigencia de una cláusula gatillo.

Malhumor social
La comparación entre lo que cerraron los estatales con los docentes deja en desventaja a los trabajadores de la administración pública. Es que producto del acuerdo paritario y tomando el primer trimestre del año, los maestros cobrarán el 11,8 por ciento mientras que los estatales sólo percibirán un 8 por ciento.
Para igualar a los docentes, los estatales deberían esperar hasta julio y así empatar con la inflación. Pero los sindicatos, empujados por el malhumor social, no quieren esperar tanto.
Ese planteo de ir por el mismo esquema de aumento que los docentes, será llevado a la mesa de negociación que se abrirá en las próximas horas. La próxima semana habría un primer encuentro ya con la presencia del ministro de Economía, Hernán Lacunza, luego de su viaje por los Estados Unidos, donde habría sondeado alternativas para que la Provincia salga a tomar deuda.
Otro de los planteos que rondará la mesa de negociación tiene que ver con el reconocimiento oficial de la pérdida salarial del año pasado. En el caso de los docentes, la Provincia propuso pagar un 15,6%. Y el acuerdo salarial cerrado con los gremios del Estado no contempla esa compensación.

Otros sectores
En tanto, la Provincia debe avanzar en negociaciones con los empleados judiciales y médicos de los hospitales públicos quienes, junto a ATE -el sector de los estatales que no firmó la paritaria- vienen realizando medidas de fuerza.
Respecto de los médicos, el gremio Cicop decidió profundizar las protestas con un paro por 48 horas a partir del miércoles próximo. Al día siguiente, habrá una movilización hasta la sede del ministerio de Salud bonaerense. “Habiendo transcurrido la mitad del mes de abril, los profesionales de la Salud seguimos aguardando el llamado paritario. No conforme con haber incumplido el acuerdo de noviembre de 2018 y no haber realizado la citación consensuada para diciembre, la Gobernadora se ha tomado ya cien días del año en curso sin definir la convocatoria para discutir salarios y condiciones laborales de un sector clave en el sistema sanitario, con una crítica problemática en la dotación de recursos necesaria para las guardias y plantas hospitalarias”, indicó el gremio.

COMENTARIOS