La ex diputada nacional Julia Di Tullio desembarcó en la Defensoría del Pueblo,  promovida por Insaurralde, dicen que fue a pedido de Cristina.
La ex diputada nacional Julia Di Tullio desembarcó en la Defensoría del Pueblo, promovida por Insaurralde, dicen que fue a pedido de Cristina.
PANORAMA PROVINCIAL

Vidal entusiasma al PJ en la pelea por amortiguar el impacto del ajuste

Busca sumar a los intendentes al pedido de una compensación de $ 19 mil millones.

En el gobierno bonaerense no paran de sacar números. A los funcionarios los desvela encontrar la fórmula para amortiguar el ajuste que le tocará hacer a la Provincia como corolario de la drástica reducción del déficit fiscal acordada por la administración de Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional.
Si bien resta redondear la cifra final, el gobierno de María Eugenia Vidal tendrá que absorber unos 25 mil millones de pesos producto de la transferencia de los subsidios a la tarifa del transporte y por la eliminación del Fondo Sojero.
La corrida cambiara y la crisis económica que sobrevino con su combo de inflación, pérdida de empleos y recesión, dejó a la Gobernadora ante un escenario impensado. De transformarse en la dirigente que logró luego de 20 años recuperar fondos para la Provincia y amortiguar en parte la histórica discriminación que sufren los bonaerense en el reparto de recursos federales, ahora procura que esa trabajosa victoria no se le escurra como arena entre los dedos.
Producto del Pacto Fiscal que firmaron las provincias con la Nación, Vidal logró que se le reconociera parcialmente la injusticia que significaba el congelamiento del Fondo del Conurbano, fijado durante año en un invariable monto de 650 millones de pesos.
Acordó que la Provincia recibiera 65 mil millones de pesos, de los cuales 40 mil ingresaron este año y los 25 mil restantes se pagarán en 2019. El problema es que buena parte de ese reconocimiento se pactó tomando como base la proyección oficial de inflación que era por entonces del 10 por ciento para este año y del 5 por ciento para el próximo.
Resulta obvio recordar que aquellas metas oficiales fueron pulverizadas por la realidad. Sólo cabe señalar que el propio Gobierno aguarda para este año una inflación del 42 por ciento (consultoras privadas hablan de no menos del 45 por ciento), mientras que para 2019 el pronóstico oficial se ubica en torno del 25 por ciento.
Vidal sacó la cuenta y el número mágico que resultó de actualizar aquella negociación del año pasado en base a la disparada inflacionaria es de 19 mil millones de pesos.
Ese fue el reclamo que la mandataria fue a plantear en los últimos días a la reunión con el resto de los gobernadores y la Casa Rosada. Coló la discusión aprovechando que habrá que hacerle un añadido al Pacto Fiscal que contemple, por caso, un freno a las rebajas impositivas que debían realizar las provincias y que se habían proyectado cuando se esperaban que la economía estuviera creciendo por segundo año consecutivo.

Carta electoral de Cambiemos
La negociación mezcla varios condimentos políticos. Vidal es la carta electoral más potente que hoy por hoy está en condiciones de jugar Cambiemos. Lo saben los gobernadores peronistas, que han intentado que la mayor parte del ajuste sea absorbido por la Provincia como forma de erosionar su figura pero en perjuicio de todos los bonaerenses.
La Gobernadora busca zafar de esa encerrona con una jugada a varias bandas. Procura que la Nación sea la que ponga sobre la mesa los 19 mil millones de recursos adicionales que reclama como para compensar buena parte de los 25 mil millones que deberá ajustar, convencida de que el resto de las provincias no cederá un ápice para atender su reclamo. Pero además, persigue la complicidad del peronismo bonaerense.
Los alcaldes del PJ están tan urgidos de fondos como Vidal. También se juegan mucho el año que viene, nada menos que sus jefaturas distritales. Si la Provincia cuenta con más recursos, ellos dispondrán de plata fresca adicional para gastar.
Vidal utiliza como zanahoria para los intendentes 3 mil de los 19 mil millones de pesos que está negociando. Es lo que les tocaría a los municipios si logra cristalizar su reclamo.
El planteo divide al peronismo y enfrenta a los gobernadores con los intendentes. La grieta está bien lejos de tener tinte ideológico y se relaciona con el reparto de los fondos: lo que las provincias administradas por el PJ puedan restarle a Buenos Aires, también se lo sacarán a los jefes comunales de su mismo signo político.
Ese juego en tándem de Vidal con los alcaldes peronistas no sorprende. Tampoco, el juego a dos puntas que ellos mismo ensayan por estos tiempos. Con la Gobernadora están dialogando, además, sobre la aprobación del Presupuesto bonaerense para 2019. Con Máximo Kirchner acaban de reunirse en Hurlingham para analizar el escenario electoral.
El encuentro con el hijo de la ex presidenta dejó algunas definiciones. Allí estuvieron Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Gabriel Katopodis (San Martín), el dueño de casa Juan Zabaleta, Mariano Cascallares (Almirante Brown) yFernando Gray, entre otros. De ese cónclave habría surgido el reiterado respaldo a una eventual candidatura presidencial de Cristina Kirchner. También, el apoyo a que el propio Máximo sea candidato a diputado nacional por la Provincia.
Pero los intendentes habrían dejado expuesto su planteo: quieren que uno de los suyos sea candidato a gobernador. Fue un modo elegante de salir al cruce de las versiones que circulan en el universo K que insisten en mencionar al ex ministro de Economía, Axel Kicillof. “Es humo”, buscan tranquilizar cerca de Cristina. Por las dudas, los alcaldes lo hablaron con Máximo.
Esa fe kirchnerista se cristalizó en los últimos días con una movida sigilosa: el desembarco de la ex diputada nacional Julia Di Tullio en la Defensoría del Pueblo. Promovida por Insaurralde, dicen que fue a pedido de Cristina.
En forma paralela, varios de estos intendentes tocan la puerta de los despachos de funcionarios de Vidal para entablar la negociación por el Presupuesto del año que viene. Por lo pronto, habrían dejado explícito su rechazo a la posibilidad de que avance una medida que impulsan algunos sectores de Cambiemos que tiene que ver con la eliminación de las elecciones Primarias.
En el oficialismo aseguran que fue Jorge Macri, el jefe comunal de Vicente López y primo del Presidente, quien llevó la idea a la Casa Rosada. Los intendentes no quieren saber nada porque aún cobijan la esperanza de una Paso amplia con el PJ Federal, aunque hoy parezca una quimera.

COMENTARIOS