La semana que viene seguramente volverán a reunirse representantes del gobierno y los gremios docentes, que reclaman un porcentaje de aumento más alto y cláusula gatillo.
La semana que viene seguramente volverán a reunirse representantes del gobierno y los gremios docentes, que reclaman un porcentaje de aumento más alto y cláusula gatillo.
LOS SINDICATOS PIDEN OTRA CONVOCATORIA CON CARÁCTER “URGENTE”

Apuestan a incorporar el presentismo en el acuerdo paritario con los docentes

El Gobierno bonaerense quiere ponerlo en la mesa de negociaciones, que la semana que viene ingresará en la recta final. Los gremios no se niegan a discutir el ausentismo, pero por afuera del sueldo.

El día después de la reunión paritaria entre el gobierno bonaerense y los docentes, que terminó con el rechazo a una oferta de aumento de sueldos del 15% en tres cuotas para todo 2018 sin actualización por inflación, cobró relevancia el tema del presentismo. El Ejecutivo quiere que ese rubro forme parte de la propuesta salarial, pero lo gremios se niegan a aceptar esta imposición.
Con ese panorama, se avecina un fuerte debate. El Gobierno dirá que hay que premiar a quienes cumplen, mientras los gremios responderán que un “premio” nunca puede ser parte de la estructura del salario.
Así las cosas, todo indica que, en los próximos días, el presentismo estará en el centro del ring donde se juega la pelea salarial. Es la carta del gobierno para “mejorar el salario” sin moverse del 15% y sin aplicar la cláusula gatillo, dos posibilidades que para la Casa Rosada son tabú.

“El inicio de las clases depende de una decisión política del gobierno de la provincia de Buenos Aires”.

En tanto, los docentes afirman que no tienen “problema alguno” en abordar el tema del presentismo (o ausentismo), pero rechazan en forma categórica que sea parte de un acuerdo salarial. “No tenemos problema en discutir ausentismo y licencias, pero aparte del salario”, dijeron.
Quienes mejor sintetizaron las dos posturas, más allá de los fuegos de artificio que siempre se tiran de uno y otro lado y que hacen mucho ruido innecesario en cada paritaria, fueron el ministro de Trabajo provincial, Marcelo Villegas, y el secretario general del Suteba, Roberto Baradel.
Villegas no dejó dudas: “Les dijimos a los representantes de los sindicatos que queremos que el presentismo tenga en 2018 rango paritario”, enfatizó el funcionario.
Por su parte, el titular de Suteba expresó que “no está bien que se castigue a un docente porque se enferma. Hay que mejorar las condiciones de trabajo y el presentismo debería establecerse para aquel que no falta injustificadamente”.

“Las propias consultoras cercanas al Gobierno plantean una inflación superior al 20%”.

Nuevo intento
El año pasado, los funcionarios provinciales llevaron la cuestión a la mesa de negociaciones cuando ya se habían realizado varios encuentros paritarios, no pocos paros, y la negociación estaba en un callejón sin salida.
Esta vez la pusieron en primer plano desde el comienzo. Es más, la administración de Vidal ya decidió pagarle a los docentes que en 2017 no faltaron ni una sola vez en todo el año un premio -por única vez- de 4.500 pesos. También cobrarán una suma proporcional quienes hayan realizado suplencias con asistencia perfecta.
Pero, como se indicó, la gran apuesta de las autoridades es incluir el presentismo en el convenio paritario. La resistencia, en ese caso, está garantizada y será a todo o nada.
Tal como Marcelo Villegas adelantó luego de la reunión, fueron varios los funcionarios que reiteraron posteriormente -en radio y televisión- los números del “alto ausentismo docente”.
Rápidamente, la presidenta de la Feb, la organización gremial con mayor desarrollo territorial en la Provincia, salió a decir que los gremios “nunca” se negaron a “discutir el presentismo, el ausentismo y las licencias” ya que no avalan “abusos”. Pero pidió “terminar” con el discurso de los “docentes culpables”.
“El Estado tiene el control, la auditoría y una metodología de sanciones. Sin embargo, ya en la gestión anterior pedimos datos para intercambiar información y nunca los entregaron”, realzó.

“Aún cuando no haya un acuerdo pleno, el 5 de marzo no debe ser una fecha límite o un obstáculo”.

“Un maestro, once alumnos”
Según Villegas, en 2017 la Provincia desembolsó 19 mil millones de pesos por licencias y suplencias. “Eso significó 105 mil licencias mensuales promedio, lo cual provocó que un 40% de los chicos del nivel primario tuviesen dos maestros en el año y un 20% más de dos”, apuntó.
Subrayó que “con el director de Educación, Gabriel Sánchez Zinny, hemos detectado cuarenta escuelas donde hay más docentes que alumnos. Hoy el sistema tiene, teóricamente, un maestro cada once chicos. Sin embargo faltan maestros y la calidad educativa se deteriora”.

“En 2017 la Provincia desembolsó 19 mil millones de pesos en licencias y suplencias”.

El ausentismo es un tema grave en las escuelas de la Provincia, así como algunos consideran que un 33% de docentes con asistencia perfecta en todo el año es “mucho”. Es como si coexistiesen dos realidades.
La cuestión no sería problemática y podría estar en cualquier mesa que reúna a dirigentes gremiales y gobernantes, excepto si los últimos quieren que el plus por no faltar sea parte del acuerdo salarial. Ahí está el punto.
Lo cierto es que faltan 10 días hábiles para el inicio de las clases, por lo que se vienen dos semanas movidas. “No llegamos a febrero intimidando ni con medidas. Llegamos a febrero porque este gobierno y los anteriores son responsables de no discutir con anticipación las paritarias docentes”, dijo Petrocini.

COMENTARIOS