Mario Poli llamó a la unidad y pidió “renunciar a todo gesto de violencia”
PEREGRINACIÓN A LUJÁN

Mario Poli llamó a la unidad y pidió “renunciar a todo gesto de violencia”

El cardenal ofició la misa principal de la 43ª peregrinación de la que participó este fin de semana una multitud de fieles.

Una multitud de personas, en su mayoría jóvenes, participó este fin de semana bajo una lluvia intensa en gran parte del camino, de la 43ª peregrinación a Luján, donde el cardenal Mario Poli hizo un llamado fuerte a la unidad y la paz entre los argentinos.
El purpurado porteño exhortó a “renunciar a todo gesto de violencia, de discriminación, de intolerancia”, al animar a los fieles a repetir el lema de la caminata: “Madre, enséñanos a construir la paz”.
“No hay división en la peregrinación, es la unidad que queremos para nuestra patria”, sostuvo a días de las elecciones legislativas, y agregó: “Si hay paz todo se puede construir, y qué necesidad tenemos los argentinos de paz”.
El cardenal Poli insistió en pedir a la Virgen esa paz que, aseguró, se necesita “en las familias” y “en nuestros trabajos, en nuestras oficinas, en nuestras escuelas, en nuestras universidades”.
“Especialmente, Madre, vos que llevás la bandera argentina, la necesitamos (la paz) en nuestra Patria. Danos un corazón pacífico y el coraje de vivir en paz” rogó.
A raíz de las condiciones climáticas, el cardenal Poli presidió la misa concelebrada por los obispos de la región Buenos Aires en la basílica de Luján, y no en la Plaza Belgrano como estaba previsto.
En el interior del santuario mariano se sacaron los bancos para dar cabida a los peregrinos, que no ocultaron su cansancio y elevaban sus plegarias a la Virgen sentados o acostados en el piso. “Valió la pena la caminata y la mojadura. Dios todo lo puede, la fe y el amor a la Virgen nos dio las fuerzas para seguir”, dijo un hombre con sus ropas mojadas.
A las 6.23 del domingo llegó a Luján el grupo con la “imagen cabecera” de la Virgen que salió el sábado al mediodía del santuario de San Cayetano, en el barrio porteño de Liniers.
Una mujer contó que durante el camino tuvo que soportar lluvia y granizo, pero manifestó su alegría de haber llegado y de “cumplirle a la Madre que tantas gracias nos ha dado este año”.
Al término de la celebración eucarística, el cardenal Poli bendijo y entronizó en el santuario mariano una imagen del santo Cura Brochero llevada a Luján por un grupo de jóvenes que participan de un taller de capacitación en la parroquia de la Villa 21 del barrio porteño de Barracas.
La aplicación gratuita para teléfonos celulares “La PereLujan”, dispuesta por el gobierno bonaerense, y las redes sociales con los “hashtag” #construimoslapaz, #Luján2017 y #SelfieconMaría, fueron protagonistas de esta manifestación de fe popular.
“Es increíble, pero cada peregrinación confirmo más que a Luján se llega con el corazón y no solamente con el físico”, escribió @__ezequielok en Twitter.
En tanto, Agustina Pérez contó su experiencia en Facebook: “Fueron 6 horas de dolor, pero llegue a Luján a verla a ella. Mojada, pero lo importante que llegue”.
En tanto, el presidente Mauricio Macri envió un mensaje a los caminantes mediante su cuenta en la red Twitter: “Un año más de esperanza. Acompaño y saludo a los cientos de miles de peregrinos que hoy caminan a Luján para agradecerle a la Virgen”.
Los peregrinos contaron con más de 60 puestos de apoyo y asistencia sanitaria entre Liniers y Luján, atendidos por más de 5.000 voluntarios de parroquias, organizaciones sociales y la Cruz Roja Argentina.

COMENTARIOS