None
DEBATE POR LA NOCTURNIDAD

Crece la pelea política por el tope a boliches

Desde el gobierno de Macri hablan de "maniobra mediática" y Scioli alude a una "politización" del tema.

Una nueva intensidad cobró ayer la disputa entre los gobiernos porteño y bonaerense por la iniciativa de la Provincia de aplicar topes horarios a los boliches bailables. En medio de fuertes declaraciones cruzadas, el gobernador Daniel Scioli apretó el acelerador y reclamó "poner límite a la masacre de los jóvenes". Y desde el territorio porteño no ahorraron municiones para contestar: afirmaron que el proyecto que impulsa el mandatario "es una maniobra mediá-tica".
En su avanzada para que el Gobierno porteño imite los alcances del proyecto que esta semana transformaría en ley la Legislatura, Scioli aseguró que "no se puede politizar tanto la agenda. Si ante cada problema se busca generar una polémica, se postergan las soluciones y la que pierde es la gente", indicó en referencia al Gobierno porteño.
Del otro lado de la General Paz, hubo una fuerte respuesta. El secretario general de la comuna porteña, Marcos Peña, consideró que la propuesta que impulsa el mandatario provincial es sólo "una maniobra mediática".
Durante un acto que encabezó en San Fernando, Scioli le imprimió un fuerte dramatismo a sus definiciones para defender el proyecto y advirtió que "hay que poner límites a la masacre de los jóvenes que mueren en accidentes de tránsito porque están alcoholizados".
La Provincia pretende que Capital Federal avance en el mismo sentido del proyecto que -entre otros aspectos- obliga a los boliches a cerrar a las 5.30, con posibilidad de extender en el verano el horario hasta una hora más tarde.
En términos incluso más altisonantes se expresó también el jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez, quien criticó a Mauricio Macri al considerar que toma "medidas inconsultas" y lidera un "gobierno autista" en la Comuna porteña. "Tiene que escuchar más los reclamos de la sociedad, que pide límites a la nocturnidad, y no tanto a los lobbies de los boliches", disparó.

Aprietes

En medio de la pulseada, funcionarios porteños comentan entre sus allegados que sienten que la Provincia los está "apretando" para que adopten medidas similares. Y en ese marco, Peña alzó la voz para responder a Scioli y advirtió que la restricción al horario de los boliches "no es la solución" al problema del alcohol.  Además, emparentó la iniciativa del Gobierno bonaerense con una "maniobra mediática". También defendió "los consensos y la prevención" como la mejor forma de cuidar a los jóvenes y acusó a las autoridades bonaerenses de no tener "vocación de coordinar" acciones de prevención.

"Clamor popular"

Scioli, por su parte, volvió a cuestionar a Macri. "La Ciudad da vueltas con el tema, pero yo le pido que no lo piensen en el término de concesión política o que van a estar cediendo ante una iniciativa del Gobierno provincial", sostuvo.
"Si adhieren se van a hacer cargo de un clamor popular que hay por parte de los padres", indicó. Y luego insistió con su idea: "Apelo a que las autoridades porteñas avancen en el mismo sentido para lograr uniformidad y que no tengan sobre sus espaldas las consecuencias que puedan ocurrir después de las 5.30 de la mañana".
Además, Scioli insistió en que no se trata de medidas aisladas, porque también se decidió "limitar el delivery y aplicar severas multas a quienes vendan bebidas a menores" y destacó que "no tomamos las decisiones de un día para otro, escuchamos a los padres, a los empresarios y a los jóvenes".
Y afirmó: "Hay un amplio consenso social en torno a fijar límites razonables a la nocturnidad, y las familias de la provincia reconocen los esfuerzos en este sentido que están realizando los intendentes; si Macri acompaña, los vecinos de la Ciudad también se lo reconocerán", remarcó.

COMENTARIOS