INMOBILIARIO RURAL

Cómo afecta el aumento en cada uno de los partidos bonaerenses

El Gobierno provincial y el campo consensuaron la suba, que va del 20% al 39%, de acuerdo con la capacidad productiva de cada región.

El aumento del impuesto provincial ya fue decidido y, tras discusiones, idas y vueltas, finalmente se acordó una suba equitativa que responde a la capacidad productiva de cada zona.
Para llegar a este trabajoso consenso con las entidades agropecuarias, el Gobierno bonaerense decidió relegar la posibilidad de recaudar unos 15 millones de pesos en el ejercicio fiscal 2010, suspendiendo la aplicación del revalúo 2005 en el cobro del impuesto Inmobiliario Rural y la fijación de incrementos regionales para ese tributo que van del 20% al 39%.
El entendimiento, que quedó plasmado en un acta firmada por las entidades del campo y el Gobierno, es el resultado de la ronda de negociaciones que la Provincia estableció para introducir correcciones a puntos polémicos de la reforma impositiva 2010 que la Legislatura convirtió en ley la semana pasada.
En el encuentro (del que participaron representantes de Carbap, la Sociedad Rural, Coninagro y la Federación Agraria, además del titular del Arba, Rafael Perelmiter) se abordó específicamente uno de los aspectos de esa ley que generó los mayores reclamos de parte del campo: el aumento en los montos del Inmobiliario Rural a partir de la aplicación del revalúo de propiedades de 2005.
Tras cinco horas de negociaciones, se acordó establecer un esquema de aumentos porcentuales con relación a los montos que se pagan actualmente por el impuesto, y que se aplicará por regiones productivas, cada una de las cuales tendrá un porcentaje fijo de incremento.

Cómo paga cada uno

Quedarán exentos, en ese marco, once distritos del sudoeste de la Provincia que resultaron fuertemente afectados por la sequía. El distrito de Tres Arroyos, que había sido incluido en esa lista durante el paso de la ley por la Legislatura, finalmente fue separado de los distritos exentos y deberá pagar un 35% de aumento.
Así, la zona considerada más rica, el núcleo sojero del noreste provincial, tendrá un incremento del 39%. La zona del noroeste, en tanto, pagará un incremento del 37%. La del sudeste, 35%; la de la Cuenca del Salado, 33% y la que componen distritos del segundo y tercer cordón del Conurbano, 20 por ciento (ver mapa).
De esa forma, la Provincia mantiene para 2010 una previsión de recaudación en términos de Inmobiliario Rural del orden de los 155 millones de pesos, unos 15 millones menos que los 170 millones que, se proyectaba, iban a ingresar a las arcas provinciales con la aplicación del primer esquema de aumentos, que fijaba subas de hasta el 130% para algunos distritos.

Otros aspectos

Pero la ardua negociación que mantuvo la Provincia con las entidades tuvo otros aspectos. Desde Arba, por caso, destacaron que la decisión de dejar sin efecto la valuación fiscal de 2005 para las propiedades significará además un impacto positivo para muchos propietarios en términos de lo que deberían pagar por impuesto nacional a los Bienes Personales.
En tanto, en el acta acuerdo con el campo se establecieron cambios en los gravámenes a las mejoras. Así, se fijó que las construcciones para la producción tales como galpones o casillas que realicen los productores sólo pagarán impuestos si superan una valuación fiscal de 100 mil pesos.
Además, las entidades que componen la Mesa de Enlace provincial acordaron con el Gobierno provincial mantener una nueva reu-nión en las próximas semanas para seguir trabajando en correcciones a la estructura del impuesto Inmobiliario Rural, según detallaron.
El acto de acuerdo fue firmado por todas las entidades, aunque la Federación Agraria, representada por el dirigente y senador electo por Unión Pro Jorge Solmi, decidió dejar por sentado su disidencia con la medida consensuada. "Pretendíamos una suba fija de 20% para todos los distritos", explicó Solmi.

COMENTARIOS