None
EL "IMPUESTAZO" DE SCIOLI

El campo acepta hasta un 35% de aumento para el Inmobiliario Rural en la zona más productiva

Dirigentes del agro admitieron esa suba en la reunión con el Ejecutivo y legisladores para modificar la reforma impositiva. Las propuestas serán analizadas.

El campo propuso ayer un techo del 35 por ciento en el aumento del impuesto inmobiliario rural bonaerense, a aplicarse en la zona de mayor producción, tras una discusión de dos horas entre técnicos del ARBA, de entidades agropecuarias y legisladores de la Comisión Bicameral.
El encuentro se hizo en el Ministerio de Economía de la Provincia donde funcionan las dependencias de la Agencia de Recaudación Buenos Aires (ARBA), con premisas indicadas por el gobernador Daniel Scioli desde Miami, donde disertó en el Consejo de las Américas.
La revisión de la reforma fiscal sancionada por la Legislatura tuvo momentos ríspidos, ya que el campo deberá aumentar su aporte a las arcas oficiales.
Las iniciativas serán analizadas en el transcurso de los próximos días, ya que el Gobierno de Daniel Scioli insiste en recaudar 170 millones de pesos extra a partir de la suba de este gravamen.
En la búsqueda de sustitución sobre la forma de calcular el impuesto rural en territorio bonaerense, Scioli se comprometió a no utilizar el revalúo de los inmuebles rurales efectuado en 2005 y que no se puso en práctica hasta el momento.
El mandatario aseguró que en vez de la valuación, como indica la nueva Ley, se acordará un porcentaje sobre los actuales gravámenes.
El revalúo, de ponerse en marcha, incidirá sobre el cálculo de los impuestos nacionales y perjudicará a los productores.
Los chacareros ratificaron su posición de borrar de la Ley sancionada la aplicación del revalúo 2005 y contribuir con el fisco a valor 2003, aunque con aumentos segmentados de acuerdo con una división del territorio bonaerense "en zonas".
Se trata de una oferta que se asienta en eliminar el valor del inmueble como 'base imponible' para determinar la carga impositiva de cada productor, y fijar como nuevo parámetro "aumentos segmentados" en función del valor que los inmuebles tenían a 2003.

Cinco zonas

El campo llevó a la mesa de negociación la propuesta de subdividir el territorio bonaerense en 5 zonas, cada una de las cuales, por su particularidad, afrontaría una "suba" fija porcentual de acuerdo con lo que pagaba, y acorde con las características propias de cada región.
Los ruralistas plantearon su propuesta para superar la polémica, frente a un grupo de legisladores y funcionarios bonaerenses, que, ahora, analizarán el alcance de la contra oferta chacarera.
El titular de ARBA, Rafael Perelmiter, recibió a la delegación del campo escoltado por los legisladores del oficialismo Franco La Porta y Patricio García.
Además de Perelmiter, en el encuentro estuvieron los especialistas Daniel Assef (Coninagro), Marcelo Fielder (Sociedad Rural), Jorge Solmi (Federación Agraria) y Alfredo Rodes (Carbap) tuvieron a cargo las negociaciones.
Mientras tanto, el campo se encuentra en un compás de espera respecto de las medidas de fuerza que se motorizaban antes de que el último viernes Scioli dialogara con los ruralistas.

Excepciones


La base de incremento del porcentaje ronda en un 20 por ciento, pero se exceptúan las 12 partidos de la provincia afectados por la emergencia agropecuaria, como es el caso del sudoeste bonaerense.
Ayer se buscó un mecanismo para no gravar con ingresos brutos los tonelajes sobre las operaciones de carga y descarga en los puertos bonaerenses.
El mecanismo de sustitución sería el de gravar las facturaciones y no el volumen de los productos embarcados o desembarcados.
Esas negociaciones tampoco están cerradas ya que los puertos públicos se encuentran en desventaja con los privados que no tributan ya que se considera que no prestan un servicio sino que cargan y descargan bienes propios.
Es el caso en Buenos Aires de los puertos de las empresas Bunge y Cargill, entre otros.
El rojo de la provincia, según admitió Scioli, llega a los 1.200 millones de pesos.
Mientras que el incremento del tributo inmobiliario rural proveería de 170 millones de pesos extra de recaudación en 2010 cuando la nueva Ley entre en vigencia.
La ley sancionada deja exenta del pago de este impuesto "sin trámite alguno", a 7 millones de hectáreas -el 25 por ciento de la superficie productiva estimada en 26 millones de hectáreas-, afectadas por la sequía.

COMENTARIOS