Cuenta regresiva para la anotación de frentes y negociaciones de última hora
RUMBO A LAS PASO

Cuenta regresiva para la anotación de frentes y negociaciones de última hora

El macrismo impone candidatos sin discusión con enojo radical. El peronismo bonaerense se acerca a una definición explosiva. El massismo sumó a Libres del Sur y en la Izquierda dos sectores pujan por la mejor estrategia.

Mañana a las doce de la noche vence el plazo para anotar las alianzas electorales. Las cuenta regresiva encendió en casi todos los partidos histerias y negociaciones de última hora.
El oficialismo aprovecha la beligerancia en el peronismo para barrer con las competencias internas. A Mauricio Macri le convenció la idea de anular las PASO en Cambiemos con tal de no debilitar al Gobierno nacional. El presidente del PRO nacional, Humberto Schiavoni, aseguró que la inscripción de sellos “viene bastante ordenada” y promocionó un avance en los acuerdos con aliados locales en todo el país.
En la ciudad de Buenos Aires el escollo fue el radicalismo, pero ya se superó. “(Martín) Lousteau divide las aguas, es una figura incompatible. No es afiliado a la UCR, tiene su propio sello, el ECO”, dijo Schiavoni. La interna porteña será del PRO, la Coalición Cívica y Confianza Pública, de Graciela Ocaña, que se presentarán con la marca “Vamos Juntos”. Elisa Carrió, la “Hormiguita” y la legisladora Carmen Polledo, serán la punta de lanza femenina de la campaña.
En la provincia de Buenos Aires, la embestida radical contra el PRO la encabeza Ricardo Alfonsín. “Los candidatos del partido los elige el partido, no el PRO. Si esta autonomía no se respetara, van a haber muchos problemas hacia adelante, y de hecho casi sería una disolución de la UCR”, amenazó el diputado nacional. En territorio bonaerense los candidatos de Cambiemos se escriben con tinta de la lapicera de María Eugenia Vidal.
Además se destaca el ofrecimiento de Cambiemos a Carolina Píparo para integrar la nómina. Lo cierto es que ya están anotados Gladys González para senadora y Facundo Manes, “Toty” Flores, Guillermo Montenegro y Ocaña para diputados. Alejado del conurbano pero no de los comicios, Esteban Bullrich se calzó el traje de exprecandidato a senador durante un timbreo en Salta.
El reto de Florencio Randazzo a Cristina de Kirchner está apunto de resolverse. Las opciones del cristinismo se cuentan con los dedos de una mano: 1) dejarlo ingresar a las Paso del PJ; 2) modificar las reglas electorales del Justicialismo vía congreso especial y excluir al ex ministro de la contienda interna; 3) descartar al PJ y armar un frente electoral nuevo sin ataduras; 4) acordar con Randazzo una lista única de unidad.
En el Frente Renovador, Sergio Massa aglutinó a Victoria Donda y Jorge Ceballos. Como en Cambiemos, en este espacio tampoco habrá Paso y las candidaturas se repartirán entre el Frente Renovador, el GEN y Libres del Sur, entre otros. “Me sumé a Massa y a (Margarita) Stolbizer porque desde ahí se puede ofrecer una alternativa a los bonaerenses. Lo más importante es que nos pudimos poner de acuerdo para ofrecerle un proyecto a la sociedad”, detalló la diputada.
En el Frente de Izquierda (FIT) también reina la tensión y prevalece la amenaza de divorcio. El fin de semana la Conferencia Electoral del Partido Obrero de Néstor Pitrola y Marcelo Ramal, insistió con la necesidad de la lista única y limitó la negociación con el PTS, que ya lanzó a Nicolás del Caño y Myriam Bregman para Provincia y Capital, respectivamente. Según un comunicado del PO, la Conferencia llamó al PTS a “deponer toda actitud sectaria y divisionista” y exhortó a defender la formación de listas únicas para las primarias.

COMENTARIOS