EN 60 MUNICIPIOS BONAERENSES

Disconforme, Scioli analiza eliminar a las Policías comunales

El gobernador Daniel Scioli analiza dar marcha atrás con el esquema de Policía Comunal vigente en unos 60 distritos del interior bonaerense, disconforme con los resultados de este sistema que comenzó a aplicarse durante la gestión de Felipe Solá y que dejó en manos de los intendentes el control de la fuerza y la seguridad en los municipios.

Así lo dejó trascender el ministro de Gobierno bonaerense, Eduardo Camaño, durante un encuentro con intendentes opositores en nuestra ciudad que fue encabezado por el propio Scioli. Posteriormente, fuentes del Gobierno provincial confirmaron que el Gobernador está decidido a avanzar en ese sentido pero, por las dificultades lógicas que implica la desarticulación de este complejo sistema, la eventual reunificación de la Policía no se aplicaría hasta el año próximo.
En la reunión de Junín, según pudo reconstruirse partir de testimonios de varios de los intendentes presentes, el ministro Camaño se manifestó en contra de las policías comunales al señalar que "la Policía debe ser una sola y estar en manos de personal idóneo en esa materia" en referencia a la responsabilidad que hoy tienen los intendentes que decidieron adherir al esquema ideado por el ex ministro de Seguridad de Solá, León Arslanián.
Camaño adelantó la idea del Gobierno provincial luego de que algunos de los intendentes presentes plantearan reclamos respecto de la Comunal. Desde hace dos años, pero especialmente en los últimos meses, los jefes comunales se quejan porque la "caja chica" que reciben de la Provincia para solventar gastos operativos de la policía en sus distritos "cada vez rinde menos".
Los fondos no se actualizan, mientras los costos de combustible y reparación de patrulleros se incremen-taron de la mano de la inflación, plantean. Esto ha generado que muchos distritos con Policía Comunal hayan dejado de patrullar algunas cuadrículas o destinado vehículos utilitarios a cargos de empleados municipales para reforzar las tareas de control en las calles.

Números en rojo

Un claro de ejemplo de las dificultades que afrontan algunos de los intendentes para sostener un servicio de seguridad acorde al incremento de delitos es el del municipio de Daireaux: hace tres meses el intendente de esa comuna, Luis Oliver, decidió desprenderse de la Policía Comunal, cansado de mendigar fondos que nunca alcanzaban.
Es por estas dificultades que Scioli empezó a analizar la eliminación de la Comunal: en la reunión de Junín, luego de que Camaño adelantara la posición oficial, el Gobernador recordó que ya desandó el camino iniciado en la gestión Solá, por ejemplo, con la reciente vuelta del viejo escalafón policial que reinstauró la figura del comisario.
La Policía Comunal fue creada en 2004 para dotar a los municipios de menos de 100 mil habitantes de una fuerza propia integrada mayormente con efectivos del lugar, respondiendo al Intendente y complementando las tareas de prevención que desarrolla la Policía Bonaerense.
El primer municipio en adherir fue el de Tres Arroyos y hoy suman unos 60, básicamente del interior provincial, donde en general la población es inferior a los 100 mil habitantes.

COMENTARIOS