Crece el abrazo simbólico como forma de protesta, como el que se hizo en la plaza principal de Junín.
Crece el abrazo simbólico como forma de protesta, como el que se hizo en la plaza principal de Junín.
SE VIENE OTRA SEMANA DE INTENSAS NEGOCIACIONES

Les propondrían a los docentes firmar un “acuerdo educativo”

Los gremios esperan una nueva oferta salarial para la reunión paritaria del próximo lunes.

Si bien desde el gobierno bonaerense no han dado pistas sobre la “nueva oferta” que le presentarán el lunes a los docentes, más allá de calificarla como “superadora” respecto de las anteriores, se supo que podrían proponerle a los 6 gremios del sector un “acuerdo educativo” referido a cuestiones como ausentismo, calificaciones, capacitación. Pero los números no variarían sustancialmente. Así, bien puede anticiparse que unos y otros llegarán a la mesa con agendas bien diferentes.
Bajar el ausentismo modificando el control de licencias, fortalecer el sistema de calificación, capacitar a los docentes, son algunas de las cuestiones que figurarían en el “acuerdo”.
El gobierno quiso incluir el tema del ausentismo como la base de un “plus variable” en su última oferta salarial: a menor ausentismo, menos dinero para suplencias y más para quienes no faltan. Esa fue, a grandes rasgos, la idea que se esgrimió.
Los docentes salieron con los tapones de punta. “Nos parece estupendo hacer un control más eficaz del ausentismo, pero eso nada tiene que ver con nosotros. Lo debe realizar el gobierno. Y para ello le paga una millonada a una empresa privada sobre la que nunca nos dieron información alguna, pese a que la hemos solicitado”, dispararon desde la conducción de la Feb.
Ahora bien, las mismas fuentes que dejaron correr la versión del “acuerdo educativo” deslizaron que el Ejecutivo provincial insistirá con una fórmula similar a la que los gremios vienen rechazando de plano, consistente en un porcentaje de aumento ajustable por inflación.
También apuntaron que “(la gobernadora, María Eugenia) Vidal evaluó como un punto a su favor el hecho de que los gremios por ahora hayan levantado las huelgas, ya que evitó el trago de tener que sacar el incremento de sueldos por decreto”.
Cruzando la vereda, voceros gremiales enfatizaron: “El hecho de que no haya paros no implica que el conflicto terminó ni mucho menos. Sería un gran error que la gobernadora haga esa lectura, porque la única realidad es que a mediados de abril los maestros no recibieron un peso de aumento. Sí, en cambio, descuentos indebidos que han profundizado el malestar”, señalaron desde el lado sindical.
“El 18, 19 ó 20% de aumento quedó demostrado que es una falacia con el índice inflacionario del primer trimestre (6,3%). Y aún queda por discutir la pérdida salarial 2016 y los descuentos por días de paro”, enumeraron en el frente gremial. Una reunión. ¿Dos agendas?

COMENTARIOS