El noroeste bonaerense, muy afectado por las inundaciones.
El noroeste bonaerense, muy afectado por las inundaciones.
EL DRAMA DE LAS INUNDACIONES EN LA REGIÓN

“Angustiante” situación del agro

El agua y la crecida de los ríos afecta a los productores agropecuarios, que esperan medidas “urgentes y extraordinarias” por parte del Gobierno.

La situación de los productores agropecuarios de la región y el sur santafesino es “crítica y angustiante”, por las inundaciones que se registran en la región, según la Federación Agraria Argentina, quien reclamó “medidas extraordinarias y urgentes” por parte del Gobierno.
Así lo advirtió el coordinador bonaerense de la Federación Agraria, Jorge Solmi, quien señaló que “entre la lentitud de las obras y los placebos de las leyes de emergencia urgen medidas para los productores pequeños y medianos”.
“Vemos más fotos que obras”, se quejó el dirigente, quien sostuvo que a causa de las inclemencias climáticas de los últimos meses para los productores de la región “la situación es crítica y angustiante. Para muchos la cosecha está prácticamente perdida y en las próximas semanas ya llegan los vencimientos de los primeros cheques”.
Afirmó que “para los productores más chicos la posibilidad de tener que salir del sistema está cercana y concreta” y Solmi advirtió que “en la región la mayoría son minifundistas”.
“Con estos severos problemas, no pueden seguir subsidiando a las mega-aceiteras con el 3% bruto de su producción ni transferir del 5% a productores sojeros de otras regiones. La solidaridad bien entendida empieza por casa”.
El dirigente, ante el panorama actual, instó al gobierno a “tomar medidas urgentes y extraordinarias”. “Concretamente proponemos una devolución de parte de estas retenciones para poder enfrentar lo que viene o en su defecto liberarse de ellas en las primeras toneladas vendidas”, explicó.

Daños
Al hablar del panorama agrario en la región, alertó que “los daños en la parte baja son irrecuperables, ya que en esta época no se puede resembrar nada en miles de hectáreas”.
Para Solmi, se necesita “asistencia y ayuda urgente del Estado a los productores, especialmente a los pequeños y medianos que no tienen otra alternativa y que ven como los precios se están cayendo a pedazos, los costos se elevan, la cosecha no se puede levantar y los cheques y las deudas no podrán pagarse”.
En tanto, por lo menos 4,5 millones de hectáreas entre soja de primera y de segunda aún están sin recolectar en la zona núcleo, en medio de una campaña que ya a fines de la semana pasada llevaba un retraso de 20 puntos porcentuales sobre los niveles históricos.
Evaluando un rinde promedio alrededor de 30,7 quintales por hectárea, se trata de casi 14 millones de toneladas de soja las que están en peligro por la demora en la recolección y las condiciones de anegamiento e inundación.
La cantidad se eleva a más de 16,3 millones de toneladas si se utiliza el rinde promedio nacional de 36,3 quintales por hectárea que la Bolsa de Cereales de Buenos Aires informó en su reporte al 6 de abril último.

COMENTARIOS