None
TAMBIEN EN JUNIN

Polémica por el traslado de nuevos policías al Conurbano

Viven en el interior y apenas egresados, fueron derivados al Gran Buenos Aires. Reclamos y posibles bajas.

La decisión del ministerio de Seguridad bonaerense de trasladar los cadetes de la Policía recientemente egresados que viven en el interior a distritos del Conurbano, desencadenó una fuerte polémica en la que se mezclan denuncias de varios inten-dentes, enérgicas quejas de los nuevos efectivos y amenazas de renuncias.
El conflicto se inició horas atrás cuando los 163 cadetes egresados de la Escuela de Policía de Olavarría, y que aseguran que tenían el compromiso de ser destinados a sus pueblos de origen, fueron trasladados al Conurbano para reforzar la seguridad. La situación no sólo generó reclamos de los propios involucrados, sino de varios intendentes del interior, que recibieron a los cadetes para solidarizarse y exigen una reunión con el ministro Carlos Stornelli en busca de que se dé marcha atrás con la resolución.
Estos nuevos policías formados en Olavarría, son oriundos de Azul, Tandil, Las Flores, Tapalqué, Rauch, Bolívar, Lamadrid, Benito Juárez, Bahía Blanca, Punta Alta, Necochea, Coronel Suárez y Junín entre otros distritos. Y en las últimas horas fueron enviados a dependencias policiales de La Matanza, Tres de Febrero, Malvinas Argentinas, San Martín, Avellaneda, Lanús, Ituzaingó y Hurlingham, según trascendió.
"Van a ganar 1.500 pesos y tienen que pagarse un alquiler de no menos de 800 pesos. Con el resto tienen que comer y así no pueden vivir porque, además, muchos tienen familiares a cargo en sus pueblos de origen", indicaron allegados a algunos de los nuevos uniformados.
Uno de los datos más inquietantes fue aportado por los propios policías, que a través de Internet están haciendo circular advertencias sobre renuncias "masivas" en los próximos días. Como informó DEMOCRACIA, esta posibilidad había sido reafirmada incluso por el intendente Mario Meoni. "Esta situación hará que muchos de ellos pidan la baja", había dicho.
Hay otra cuestión que inquieta y que tiene que ver con la posible falta de adaptación de estos agentes al Conurbano. "Hay muchos que no tienen la experiencia suficiente para patrullar las calles del Gran Buenos Aires", advirtieron algunos jefes comunales.

Fuertes reclamos

Varios intendentes tenían la esperanza de que los cadetes de sus distritos que se habían anotado para ingresar a la policía, fueran luego derivados a sus comunas de origen, con la idea de mitigar la declarada falta de efectivos y poder dar así respuesta a los reclamos vecinales por la inseguridad.
Pero esta aspiración finalmente no se concretó por la decisión de la cartera de Seguridad. "Es lamentable, y por esa razón he pedido una audiencia con el Gobernador para reclamarle que se cumpla con la palabra del ministerio de Seguridad y le de a Tandil los 27 agentes para cuidar la ciudad", dijo el intendente de esa ciudad, Miguel Lunghi.
Daniel Molina, el jefe comunal de Necochea, efectuó un reclamo parecido, se reunió con los egresados de su distrito y se comprometió a iniciar gestiones ante Stornelli en busca de rever la situación.
En Junín la situación es parecida. Hace dos años, la comuna firmó un convenio con la Provincia mediante el cual los vecinos del distrito que ingresaban a la escuela policial, debían volver para trabajar en esa ciudad. Pero en los últimos días, más de 20 efectivos recién recibidos fueron designados en Tigre.
El intendente Meoni recibió a los jóvenes policías. "Queremos que vuelvan como estaba previsto y como se les había prometido a ellos, a los jefes de la policía local y a mí", dijo.
"Podría suceder que muchos de esos chicos o esas chicas, por cuestiones de familia, no pueda ejercer esa tarea en Tigre y den la baja", sostuvo. Y añadió: "Nos vamos a quedar sin esa policía en Junín y tampoco van a ejercer esa función en Tigre".
La polémica, incluso, podría terminar en la Justicia. Algunas versiones indican que estarían a punto de presentarse recursos de amparo para dejar sin efecto los traslados.

COMENTARIOS