None
EL “SABUESO” HACE DE LAS SUYAS

Montoya se mete en las cuentas bancarias en busca de evasión

Controlará todas las operaciones para detectar evasión en Ingresos Brutos.

Todas las operaciones bancarias que realicen los ciudadanos bonaerenses comenzarán a ser monitoreadas a partir de hoy a través de un sistema lanzado por la Agencia de Recaudación provincial (ARBA), que tiene como objetivo detectar movimientos "discordantes" en las cuentas, es decir, que no tengan relación con los ingresos declarados.
El proyecto oficial apunta a detectar evasiones al fisco y, cuando se detecten estas situaciones, se retendrá en forma automática de las cuentas un porcentaje como impuesto a los Ingresos Brutos. Mediante este complejo mecanismo, la Provincia prevé recaudar en lo que resta del año unos 1.000 millones de pesos.
El "Sistema de monitoreo de movimientos bancarios discordantes" forma parte de la segunda etapa del plan anticrisis 2009-2010 con el que la Provincia intenta combatir la baja en la recaudación propia en el marco de la inestabilidad financiera y económica internacional.
Según explicó el propio Montoya, la retención automática de impuestos se hará sobre cuentas abiertas a nombre de uno o varios titulares, según sean personas jurídicas o físicas, en las que se hagan movimientos "discordantes" por montos superiores a los mil pesos mensuales.
El objetivo primario es, se destacó, salvaguardar ingresos al fisco bonaerense por mil millones de pesos, al menos en lo que va de 2009. Pero, en rigor, el plan tiene otro fin, acaso más ambicioso: incorporar unos 2 millones de ciudadanos que hoy están dentro de la economía informal al sistema tributario.
Según los números que ayer difundió Arba, con la puesta en funcionamiento de este sistema se podrían incorporar al padrón de Ingresos Brutos 586 mil potenciales contribuyentes que no se encontraban tributando y 1,9 millones de asalariados no formales.

Casos modelos

El despliegue de semejante ingeniería fiscal se hará a través de un sistema que provee información de los ingresos, en pesos o dólares, formalizados a través del circuito bancario, que identifica movimientos de fondos y maniobras orientadas a eludir el control fiscal y permite planificar mecanismos para que los contribuyentes regularicen su situación.
El sistema detectará ingresos a cuentas bancarias que no correspondan a ninguna categoría formal, es decir depósitos de sueldos, jubilaciones, pensiones, pensiones no contributivas, reintegros de IVA, indemni-zaciones, pólizas de seguro, operaciones inmobiliarias, cuotas alimentarias, becas y subsidios, planes y beneficios sociales, plazos fijos, transferencias entre cuentas de un mismo titular, intereses por saldos, acreditaciones por operaciones de exportación y rescate de fondos comunes de inversión.
Un caso arquetípico presentado ayer por Montoya es el de los profesionales urbanos (psicólogos, odon-tólogos, entre otros), que cobren sus servicios "en negro" e ingresen ese dinero a una cuenta corriente, a una caja de ahorro o a otro tipo de cuenta bancaria. Si ese depósito supera los mil pesos mensuales, se les aplicará una retención del 0,5 por ciento en concepto de Ingresos Brutos. También se apuntó, por caso, a los pequeños comercios con este tipo de mecanismos.
La polémica iniciativa fue anunciada ayer por el titular del organismo recaudador, quien puntualizó que servirá para distribuir de una manera "más justa" la presión tributaria en territorio bonaerense.
"Hoy, los que están dentro del sistema formal tienen una presión media alta, propia de países europeos. Y los que están en total informalidad, una de países africanos", graficó Montoya.

COMENTARIOS