LOS RADICALES DICEN SER DISCRIMINADOS

Cruce entre la UCR y el Gobierno bonaerense

El clima político entre el radicalismo y el Gobierno bonaerense volvió a enrarecerse ayer, cuando el presidente de la UCR provincial salió a denunciar que los intendentes de su partido son "discriminados" no sólo por la Nación sino también por la Provincia.

Pero rápidamente le salió al cruce el sciolismo, que lo acusó de "mentir" y de "desconocer" la gestión de Daniel Scioli.
Los disparos recíprocos son, en rigor, la continuación de las imputaciones cruzadas que se lanzaron radicales y funcionarios del Gobierno provincial tras el escrache a dos ministros del gabinete de Scioli ocurrido el viernes en 9 de Julio.
Ayer, al ser consultado sobre esos incidentes, el titular del Comité Provincia, Daniel Salvador, dijo que las acusaciones contra el intendente de 9 de Julio son una "falta a la realidad" y acusó al Ejecutivo provincial de "discriminar a los municipios radicales".
"Sin ningún tipo de dudas el intendente Batistella tiene una profunda vocación democrática. De manera que no puede ser acusado por parte de los funcionarios que asistieron a un acto partidario y que saben porque les ha ocurrido en otros distritos, incluso lugares afines a sus ideas políticas, que hay un malestar en la gente", disparó.
Pero más allá de esa consideración, Salvador apretó el acelerador y salió a denunciar que los intendentes radicales son "discriminados" por el gobierno de Scioli. "Los intendentes radicales son absolutamente discriminados tanto por el Gobierno provincial como por el nacional."

"Mentiras"

La respuesta no tardó en llegar. El diputado provincial Martín Ferré afirmó que Salvador se "escuda en mentiras para sostener el cobarde ataque" a la comitiva oficial en 9 de Julio. Además, afirmó que "desconoce la gestión de Gobierno" porque Daniel Scioli "tiene trato personalizado con todos los intendentes, cualquiera sea su color político".

COMENTARIOS