None
GIRA DEL GOBERNADOR POR LA SEQUIA

Daniel Scioli insistió con la baja de las retenciones

“El campo tiene razón en sus reclamos”, dijo.

El gobernador Daniel Scioli ratificó ayer su apoyo al reclamo del campo para que se produzca una baja de las retenciones a las exportaciones de granos que atienda la delicada situación que atraviesan muchos productores jaqueados por la baja en la rentabilidad y la sequía.
"Desde mi punto de vista, entiendo que el campo esta vez tiene razón con sus reclamos, por estas cuestiones que estamos viendo", dijo el mandatario provincial al ser consultado sobre la baja de las retenciones que reclaman los productores.
Habló en medio de un escenario desolador: un campo de cien hectáreas ubicado en Ranchos, prácticamente destruido por los incendios, al que visitó en medio de una recorrida por las zonas afectadas por la falta de lluvias.
Scioli insistió así con el pedido que el martes había realizado desde el programa de Mirtha Legrand, cuando señaló que "el campo tiene razón en muchos problemas que plantea" y, al ser consultado puntualmente sobre las retenciones a las exportaciones de soja, sostuvo que "ya se bajó al trigo y al maíz; esperemos que se pueda seguir avanzando".
Ayer, rodeado por los dueños de las tierras de Ranchos que salvaron milagrosamente su casa del fuego, Scioli adhirió a lo que días atrás había dicho su ministro de Asuntos Agrarios, Emilio Monzó, al afirmar que "la producción agropecuaria hoy en la Provincia no es rentable y el Gobierno (nacional) debería analizar el componente climático en la segmentación que hace para aplicar las retenciones".
Cauteloso, el Gobernador subrayó en varias ocasiones el rol del Gobierno nacional en este contexto que, dijo, "está escuchando y atendiendo estos reclamos". Y citó los anuncios que, anteayer, hizo la presidenta Cristina Kirchner para el sector.
"En este momento tenemos que ser muy prudentes y responsables, que en esta emergencia no nos domine ni la desesperación ni el pánico. Tenemos que estar todos los niveles de gobierno unidos para paliar esta situación. Lo peor que podemos hacer es entrar al quirófano para salvar una vida y ponernos a discutir entre todos, a reprocharnos cosas", dijo Scioli, en obvia referencia a la disparidad de criterios que mantiene con respecto a este tema con el Gobierno nacional.

Sequía

Las polémicas declaraciones fueron formuladas en una recorrida que el Gobernador encaró junto a Monzó por algunas de las zonas más afectadas por la sequía de la cuenca del Salado, por los distritos de General Belgrano, General Paz (Ranchos) y Chascomús. Luego de realizar un avistaje aéreo desde el helicóptero de la Gobernación, Scioli descendió en algunos lugares que le mostraron postales descarnadas de la sequía.
Primero, visitó el Río Salado a la altura de los balnearios de General Belgrano, donde el nivel del agua llegó a niveles tan bajos que ese cauce, que tiende al desborde, prácticamente puede ser cruzado a pie, una situación que según los vecinos memoriosos no se producía desde hace 70 años.
Después, se trasladó hasta la laguna de Ranchos, también con niveles alarmantes de escasez de agua, y un campo cercano castigado por los incendios provocados por el intenso calor y sequía. "Quise venir para ver lo que me transmitieron los intendentes, para acompañar a los productores y para ver de qué manera podemos asistir en esta emergencia en los perjuicios que están generando".
Allí, además, dejó un pedido alejado de la política: "Hay que rogar a Dios para que pronto llegue la lluvia".

COMENTARIOS