ELECCIONES 2009

Divide aguas en el oficialismo la posible postulación de Néstor Kirchner

Los intendentes peronistas del Conurbano mantienen posturas contrapuestas sobre esa eventual candidatura

La presunta candidatura de Néstor Kirchner por la provincia de Buenos Aires en los comicios legislativos de este año aún genera especulaciones en todos los ámbitos políticos. Y como no hay certezas, en el oficialismo los dirigentes bonaerenses van fijando posiciones, algunos en forma reservada, otros de manera más activa; marco en el que puede verse que, en particular entre los referentes peronistas del Co-nurbano -los intendentes-, el tema ya divide aguas.
La jugada del titular nacional del PJ estaría orientada a reforzar la posición del kirchnerismo en las elecciones legislativas de mitad de mandato de Cristina Kirchner, que marcarán la segunda parte de su gestión y trazarán el camino a 2011.
La posible candidatura de Kirchner en territorio bonaerense no es nueva. En octubre del año pasado hubo señales de que era el propio ex presidente quien alentaba su postulación. No está claro si sólo fue una estrategia pensada para medir reacciones en la tropa que amenazaba dispersarse tras el largo conflicto con el campo o si se trató de una movida real, pero no fueron pocos los que se mostraron de acuerdo con esa alternativa.
Hubo en esas semanas declaraciones de funcionarios de primera línea que dieron su aval a una eventual candidatura de Kirchner. El primero en respaldar esa movida fue el vicegobernador Alberto Balestrini, y luego se sumaron el gobernador Daniel Scioli, los ministros nacionales Florencio Randazzo ("es la mejor" alternativa en la Provincia, afirmó) y Sergio Massa (sería "un candidatazo", sostuvo), y el jefe de la CGT, Hugo Moyano, entre otros.
Sin embargo, hay quienes afirman que en las últimas semanas Kirchner les habría dicho que nunca pensó en postularse en la Provincia. Coincidentemente, todos los que habían hablado antes dejaron de hablar o, en algunos casos, como el del ministro Randazzo, plantearon que la candidatura "no tiene ningún viso de realidad".

Opiniones divididas

En el interior de la Provincia, los referentes del peronismo alineados con el gobierno nacional consideran en su mayoría que el largo conflicto con el campo durante el primer semestre, más los problemas del sector que ahora se profundizan -caída de precios, sequía y demás-, provocaron un desgaste de la imagen de Kirchner aún en los centros urbanos de los distritos rurales. Y creen que, por lo tanto, una candidatura del ex presidente sería negativa para el oficialismo en esa región.
En el Conurbano, en cambio hay opiniones divididas. Las encuestas señalan que en el segundo cordón y en los distritos con grandes bolsones de pobreza y exclusión, Kirchner conseguiría una intención de votos que se acercaría al 40%. En otras comunas, sobre todo las del primer cordón (las más cercanas a la capital federal y con más clase media y media alta) obtendría menos de la mitad de ese nivel.
Esos sondeos explicarían que varios intendentes consideran que Kirchner debería ser candidato por la Provincia. Los que respaldan esa alternativa, dicen también que el ex presidente necesita un triunfo propio, personal, para consolidar la segunda parte del mandato del gobierno nacional y, sobre todo, posicionarse para el 2011. Y dicen estar convencidos, claro, de que Kirchner ganaría las elecciones.
Pero otros tantos jefes comunales sostienen que Kirchner no debería ser candidato. Y su argumento central es que sólo esa postulación produciría la mentada unificación de toda la oposición -desde Carrió a Macri, pasando por Cobos y los peronistas disidentes- en la Provincia.
Los que enarbolan esta hipótesis sostienen que hoy es prácticamente imposible que el arco opositor pueda presentar una lista que aglutine a todos los sectores y afirman que ese escenario cambiaría radicalmente con la postulación de Kirchner, ya que esa candidatura produciría "el milagro" de la unidad.
Vaticinan que, en ese caso, el resultado electoral para el oficialismo podría ser "desastroso", ya que los votos que el ex presidente podría sumar con su postulación, se evaporarían con lo que arrastraría una oposición unificada. Por eso, rechazan de plano la candidatura de Kirchner. Aunque, claro, todavía ninguno se anima a decirlo en público.

COMENTARIOS