VARIOS PIDEN POR JULIO COBOS

Debate bonaerense sobre el acuerdo de Carrió y la UCR

La mayoría de legisladores de ambas fuerzas está de acuerdo.

El acuerdo en el que intentan avanzar la Coalición Cívica y la UCR es respaldado mayoritaria-mente en la Legislatura bonaerense por los diputados y senadores de ambas fuerzas políticas. Sin embargo, el rechazo que Raúl Alfonsín hizo público a través de una carta, luego morigerado, impactó en un sector del radicalismo que reclamó "no zambullirse de la noche a la mañana en cualquier frente electoral".
La idea de cerrar un futuro acuerdo electoral entre ambas fuerzas es leído como "positivo" por diversos legisladores. Sin embargo, el mayor punto de fricción está dado en el rol que podría llegar a jugar en ese cierre el sector que lidera el vicepresidente Julio Cobos.
Es que, en efecto, hay sectores del radicalismo que empujan un acuerdo con el cobismo en la Provincia, al igual que el grupo que lidera, dentro de la Coalición, Margarita Stolbizer. Y ese aspecto es un nudo central que genera recelos y tironeos.
En ese marco, la más ferviente detractora de un acuerdo entre la UCR y Carrió es la diputada Cecilia Moreau, quien destacó como "positivo" que ahora "se reconozca la necesidad de un diálogo institu-cional entre los partidos políticos que antes se negaba", pero advirtió que el radicalismo "no puede rifar el esfuerzo de sus militantes y la coherencia que le permitió recuperar el respeto, la simpatía y la confianza de la gente, involucrán-dose -sin debate previo de los cuerpos orgánicos partidarios- en una alianza programáticamente inconsistente o con un liderazgo mediático, caprichoso, per-sonalista o conservador". Aludió, así, sin mencionarla directamente, a la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió.
Moreau, hija del histórico dirigente de la UCR, Leopoldo, sostuvo que "el radicalismo debe ser muy cuidadoso y no zambullirse de la noche a la mañana en cualquier frente electoral" y dijo que el debate por el armado de un frente opositor "no deberá excluir a otros radicales de origen", en referencia al sector que se encolumna detrás de la figura del vicepresidente Julio Cobos, al cual el oficialismo partidario bonaerense ve como posible candidato presidencial.
De todas maneras, más allá del rechazo de Moreau, el bloque de diputados radicales avalaría mayoritaria-mente el acuerdo en el que avanzan Carrió y el presidente de la UCR, Gerardo Morales.

En el Senado

En el Senado, en tanto, el respaldo al acuerdo no presentaría mayores obstáculos. El presidente del bloque radical, Jesús Porrúa, dijo que "se trata de una decisión para la construcción de una alternativa política" y afirmó que "el verdadero radicalismo de la provincia de Buenos Aires no irá a contramano de la decisión a la que arribó la autoridad máxima del partido".
Porrúa afirmó que "el debate y el trabajo en común con otras expresiones, sectores políticos y sociales generan acuerdos y confianza para la construcción de una alternativa" y sostuvo que "algunos deberían empezar a trabajar con seriedad en vez de estar especulando con decisiones que giren en torno a Raúl Alfon-sín y al vicepresidente de la Nación, con la única intención de ser, como siempre, funcionales al PJ", disparó por elevación a sectores de su partido.
El legislador criticó, así, a Leopoldo Moreau, a quien se le atribuye la autoría intelectual de la carta de rechazo de Alfonsín a un acuerdo opositor. El ex senador nacional salió al cruce de esa versión -lanzada por Morales- y aseguró que constituye "un agravio y una injusticia hacia Alfonsín y hacia mi persona". Agregó que acompañará "las decisiones que finalmente adopte el partido como lo he hecho a lo largo de toda mi vida".
Desde la Coalición Cívica, un poco más cauto fue el presidente del bloque de senadores, Javier Mor Roig, quien remarcó que "no estamos hablando con la UCR de alianzas electorales, sino de unificar criterios dentro de la oposición". De todos modos, concedió que "es el comienzo de un camino que como oposición deberemos desandar juntos, buscando las coincidencias dentro de nuestras diferencias".
Sostuvo que la idea es "unificar criterios como fuerzas opositoras, y en forma escalonada ir alcanzando acuerdos programáticos que nos permitan trabajar sobre una agenda común", y agregó que "el tiempo dirá como se corona este proceso".

COMENTARIOS