None
IMPACTO AMBIENTAL

Barrios cerrados: enemigos en los desbordes

La investigadora del Centro de Investigaciones Geográficas de la Universidad Nacional de La Plata, Patricia Pintos, explicó que a raíz de las 9.200 hectáreas de humedales del río Luján transformadas en urbanizaciones privadas se ha generado un “desequilibrio en los terrenos”.
“Los humedales son ecosistemas que cumplen funciones vitales de importancia para el área de influencia del río, amortiguan inundaciones, sequías, permiten la recarga de los acuíferos, reguladores térmicos, una serie de funciones muy importantes”, sostuvo Pintos.
“Los barrios cerrados no se inundan porque si bien están sobre la planicie realizan una modificación tan extrema, lo rellenan, y generan un dique que impide que el agua escurra”, aseveró la investigadora.
Y remarcó que “los humedales han sido anulados y esto es irreparable, no tiene vuelta atrás. La única forma sería relocalizando estos barrios, se pueden hacer obras de ingeniería para resolver el drenaje bajo otras modalidades”.
Y concluyó con que “se tienen que tomar cartas en el asunto e impedir nuevas relocalizaciones de barrios cerrados porque se van a agravar”.
Pintos es coautora junto a Patricio Narodowski del libro “La privatopía sacrílega. Efectos del urbanismo privado en la cuenca baja del río Luján”.

COMENTARIOS