None
AZOTE CLIMÁTICO

Temen nuevas lluvias en Pilar

La situación de los afectados tendía a normalizarse, pero generan inquietud los pronósticos meteorológicos que también involucran a Luján y San Antonio de Areco.

La situación de los afectados por las lluvias e inundaciones en el interior bonaerense comenzaba hoy a normalizarse, mientras continúa el alerta por tormentas fuertes y se espera que el mal tiempo siga afectando a gran parte del país durante todo el fin de semana.
Según informó el Servicio Meteorológico Nacional anoche, el alerta por la caída de lluvias y fuertes tormentas y la posible caída de granizo en la provincia de Buenos Aires se mantiene, y también en Córdoba, Entre Ríos, Santa Fe, y en la zona precordillerana de las provincias de Salta, La Rioja, Jujuy, Catamarca y San Juan.
Se prevé que desde esta madrugada la zona sea afectada por lluvias y tormentas localmente fuertes que pueden provocar principalmente abundante caída de agua en cortos períodos de tiempo, fuerte actividad eléctrica, ráfagas de viento y en forma aislada caída de granizo.
Se espera, indica el SMN, que las condiciones mejoren progresivamente a lo largo del día lunes próximo, previéndose valores de precipitación acumulada de entre 100 y 150 milímetros, pudiendo ser superado este umbral en forma localizada.
En tanto el director bonaerense de Defensa Civil, Luciano Timerman, aseguró ayer sábado que se registra un "panorama favorable porque el agua ha bajado y sigue bajando en la localidad de Luján porque se desplegaron una serie de estrategias para asistir y monitorear la situación de los municipios afectados".
Timerman aclaró también que en las últimas horas "disminuyó la cantidad de evacuados" en la zona: "hay unos 854 evacuados en Pilar, 200 en Luján y 104 en San Antonio de Areco", tras las intensas precipitaciones que en algunos municipios superaron los 170 milímetros.
"El año pasado, antes de las obras, con esta misma cantidad de agua, se inundó la zona de la Basílica y hoy no ha corrido ningún peligro", puntualizó, al tiempo que reiteró que se trabaja realizando "un monitoreo permanente" de toda la provincia.
El funcionario reveló que la zona más afectada es la de Pilar, "donde se recibió más agua de la cuenca del río", pero allí "también se trabaja fuertemente" y disminuyó significativamente la cantidad de evacuados.
Por su parte, Néstor Moreno, funcionario del ministerio de Desarrollo Social, informó que están trabajando mancomunadamente con todos los municipios y que se asiste "a todos los que solicitan ayuda".
"Monitoreamos varias veces al día, pero por suerte el agua está bajando y la gente volviendo a sus casas", aseguró.
En tanto el ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación informó que quedó habilitada la circulación en la Ruta Nacional 8 (ver aparte), que permanecía interrumpida desde el jueves pasado a la altura del kilómetro 88 por anegamiento luego del fuerte temporal y la crecida de ríos que azotó la zona.
La cartera informó a través de un comunicado que "una vez finalizadas las tareas de reparación, ejecutadas por la Dirección Nacional de Vialidad (DNV), que consistieron en la realización de una base para el apoyo de tres tubos alcantarillado, se estabilizó la cinta asfáltica lo que permitirá la circulación de vehículos livianos y camionetas únicamente, de a un carril por vez con intervalos de 15 minutos para cada sentido".
Además se señaló en el comunicado que en relación a la crecida del Río Matanza, personal del ministerio de Planificación se encontraba recorriendo las zonas afectadas, en contacto con las autoridades municipales, a los efectos de brindar asistencia.

COMENTARIOS