EL TRÁNSITO SIGUE SIENDO UN PROBLEMA A SOLUCIONAR

Evita: Solicitan más presencia policial

Advierten que, si bien no hay “casos extremos”, necesitan que se incrementen los patrullajes. También solicitan acciones para un ordenamiento vehicular, e insisten con la instalación de una unidad sanitaria.

En las más de 18 hectáreas del barrio Evita viven 133 familias y luego de años de trabajo ininterrumpido de los residentes durante décadas, en la actualidad cuenta con todas las prestaciones básicas: agua corriente, cloacas, gas natural, alumbrado público y asfalto.
“Este es un barrio privilegiado porque tiene todos los servicios”, explica el presidente de la sociedad de fomento, Rubén Di Bono, quien destaca que “hasta el momento, todos funcionan correctamente”.

Seguridad

Di Bono agrega que la tradicional plaza de este sector cuenta con un buen nivel de mantenimiento: “A veces los vecinos renegamos con gente que, en general, no es del barrio y viene a estropear las cosas y los juegos. Pero se mantiene bien. Muchas personas que salen a caminar lo hacen por esta zona, y también la usan mucho las familias los fines de semana”.
Con todo, el tesorero de la sociedad de fomento, Eduardo Salazar, agrega con preocupación que “se junta mucha gente de noche, hasta tarde, a veces toman, hay muchos gritos, y hasta han jugado a la pelota en las madrugadas, y los vecinos no pueden dormir. Este es un barrio de gente grande y esto genera mucha intranquilidad”.
Es por ello que Di Bono reclama “más presencia policial”. De acuerdo a su análisis, “haría falta un poco más de vigilancia policial”, no sólo por la situación en la plaza por las noches, sino en todo el vecindario: “Hasta ahora no surgieron casos extremos, pero queremos más patrullajes. También quisiéramos presencia policial a la hora de la salida de la escuela, en el secundario del Manuel Dorrego, porque ahí sí a veces hay algunos desmanes en la plaza, en pleno día”.

Tránsito

En referencia al tránsito, Salazar remarca que “es caótico, porque todas las calles son doble mano”, por lo que el riesgo de accidentes es muy alto. “Hay algunas como Pasteur o Venini, que son peligrosísimas porque las usan como pistas de carreras”, agrega.
Respecto de la señalización, los propios integrantes de la sociedad de fomento pintaron los carteles en las esquinas porque los habían nombrado a todos como “Pasajes”, lo que generaba inconvenientes porque los carteros no sabían los nombres de las calles. Fue así que los fomentistas agregaron las denominaciones.
También reclamaron la presencia de inspectores de la Agencia de Seguridad Vial para controlar el tránsito, pero no obtuvieron respuestas.

Sociedad de fomento

Uno de los pedidos más urgentes de la comisión es el de la instalación de una unidad sanitaria en el barrio. Esto fue requerido a las autoridades y ofrecieron para su establecimiento un aula del ex edificio de la Escuela Nº 30 “Manuel Dorrego”.
“Ya enviamos las peticiones correspondientes –explica Di Bono– y ahora el consejero escolar Alejandro Braga nos aseguró que nos van a dar un salón de la Escuela 30 para instalar la Unidad Sanitaria. Desde el municipio también nos prometieron que nos van a dar los profesionales para la atención. Esperamos tener una solución a corto plazo”.
En tanto, la sede de la sociedad de fomento sigue brindando servicios: además de ofrecer su salón con capacidad para más de 230 personas para eventos, hay cursos de computación, manualidades y taekwondo.
Además, Salazar destaca que hubo un acercamiento de un grupo de jóvenes que está renovando la institución: “Unos chicos que vivieron su infancia acá se acercaron a nosotros y este lugar volvió a tener vida, porque se organizan fiestas y acontecimientos para volver a lo que fue el barrio Evita en tiempos anteriores”.

COMENTARIOS