None
LA HISTÓRICA PROBLEMÁTICA DE LOS PLÁTANOS SIGUE SIN SOLUCIÓN

Pueblo Nuevo: En alerta por los robos y las usurpaciones

Hubo 12 ilícitos en dos semanas y dos casas tomadas en los últimos dos meses. Si bien hubo respuestas de las autoridades, los vecinos se mantienen vigilantes. La sociedad de fomento apuesta a una renovación.

Delimitado por la calle Jorge Newbery y las avenidas Rivadavia, San Martín y República, el barrio Pueblo Nuevo se formó hace más de un siglo, cuando se instalaron allí personas que venían a trabajar en el Ferrocarril.
En el último tiempo, la apertura de la UNNOBA, con sus dos sedes afincadas aquí, cambió de manera importante la fisonomía de la zona.
“Se incrementó la población por todos los estudiantes que han venido, y eso provocó un desarrollo edilicio y de negocios”, explica el presidente de la sociedad de fomento, Max Arteaga.

Inseguridad

Al contar con todos los servicios y una buena prestación de los mismos, los reclamos de los lugareños pasan por otros inconvenientes.
Uno de ellos, que ganó importancia en el último tiempo, es el de la seguridad. “En un lapso de 15 días ocurrieron 12 ilícitos”, remarca Arteaga, aunque aclara que hubo buena respuesta de las autoridades policiales: “Debemos decir que a partir de esto se pusieron a disposición. Pedí más presencia policial y al día siguiente comenzaron a hacer los rondines de dos efectivos, que todavía se mantienen. Y permanentemente nos llaman y nos preguntan cómo está la situación”.
Otro punto que se vincula, de manera lateral, con el anterior, es el de las casas usurpadas. En pueblo Nuevo se dieron dos tomas simultáneas: una casa ubicada en calle España y otra en Alem. “La primera fue desalojada en 24 horas a partir de la intervención de la Policía Federal –cuenta Arteaga–, en el otro caso se tardó un poco más, porque se hizo un trabajo con personal municipal y asistentes sociales, porque había menores, y a los dos meses terminó el conflicto”.
Por ambos temas, los vecinos continúan “en alerta”.

Plátanos

Un asunto histórico de este sector es el de los problemas que generan los árboles añejos: rotura de las veredas, el adoquinado y las cañerías producto del crecimiento de sus raíces; anegamiento de calles por los desagües tapados por esas raíces; disminución en la intensidad de las luminarias del alumbrado público por su frondoso follaje; además de las alergias respiratorias que provocan los plátanos.
“La solución existe”, afirma Arteaga, para luego profundizar: “Lo principal es la poda, para evitar que se desarrollen. En otras provincias hasta se le han injertado elementos para que crezca la famosa ‘bombita’ que explota y larga ese polvo nocivo. Además, las calles se están hundiendo cada vez más por la acción de las raíces que se están metiendo por debajo del pavimento, atentando contra los niveles o las cotas de las cloacas. Al desnivelarse el empedrado se producen anegamientos de calles, algo que antes no sucedía”.
El dirigente fomentista se queja porque “en la municipalidad no brindan ninguna respuesta, los reclamos que se hacen no son atendidos”. Y concluye: “Hay conocimiento oficial del tema, ellos tenían que decir por qué no lo solucionan”.

Sociedad de fomento

La dirigencia de la sociedad de fomento señala que la entidad apuesta a “lo cultural”. En tal sentido, hay talleres de los idiomas Inglés e Italiano, además de los de Dibujo, Danza y Salsa. Estas alternativas, son solventadas por la sociedad de fomento y los vecinos.
Asimismo, hay dos cursos organizados por la Municipalidad: uno de Cerámica y otro de Educación Física. También se hacen otros eventos para recolectar fondos.
Con todo, a la actual comisión directiva le resta un año de mandato y su presidente espera que haya “una renovación”, en donde espera, sobre todo, que se sume gente joven.

COMENTARIOS