None
RECORRIENDO LOS BARRIOS

En el Municipal 144 Viviendas, el estado de las calles ya es un reclamo histórico

Solicitan mantenimiento porque aseguran que no pasan las máquinas desde el año pasado. Además, piden arreglos en la plaza y medidas para mejorar el tránsito. La sociedad de fomento busca regularizar su situación institucional.

Hace casi dos décadas, la construcción del barrio Municipal 144 Viviendas fue una iniciativa que buscaba brindar una solución habitacional para los empleados de la Comuna.
El proyecto fue iniciado por el sindicato que los agrupa, y se llevó a cabo con el financiamiento del Instituto de Vivienda de la Provincia.
El complejo fue instalado en el sector delimitado por la avenida Pastor Bauman, la calle Del Valle Iberlucea, el pasaje Marcelo Noir y Niñas de Ayohuma. En cinco de sus seis manzanas se construyeron las viviendas, mientras que en la restante fue erigida la plaza 27 de Febrero.
Si bien en un principio, las casas fueron entregadas a empleados municipales, el paso del tiempo hizo que en la actualidad las habiten familias de distintos gremios.
Hoy en día viven en este sector unas 500 personas, en unidades que ya estaban conectadas a las redes de agua corriente, cloacas y electricidad.

Servicios

Si bien las viviendas contaban con los servicios básicos, durante los últimos años se hicieron recurrentes las dificultades con el servicio de agua corriente y la falta de presión, no sólo en el verano, sino que se trataba de un asunto que se repetía en distintas épocas del año.
Sin embargo, este inconveniente parecería haberse corregido, como explica Andrea Ojeda, secretaria de la sociedad de fomento: “El problema de la presión de agua fue solucionado cuando nos permitieron poner una llave de corte en una de las viviendas del barrio, y eso mejoró la situación. En verano por momentos falta el agua, pero creo que ésa es una problemática de todos los barrios”.
En cuanto al alumbrado público –que al principio no estaba en el barrio– los residentes se hicieron cargo de comprar las luminarias, para que luego la empresa EDEN extienda las líneas y la Municipalidad instale las columnas.
Ojeda afirma que actualmente la iluminación en las calles “es buena”, aunque “faltarían algunas luminarias”, y amplía: “Nosotros hicimos un pedido, vinieron y colocaron dos, pero faltarían algunas más, sobre todo ahora que viene el invierno. Además, hay muchos vecinos que tienen árboles muy altos y habría que podarlos porque tapan las luces”.

Las calles

Dentro de las calles del barrio, la única que tiene base estabilizada y cordón cuneta es la avenida Pastor Bauman. “Ahí hay una parte en la que todavía no se hizo el mejorado –comenta Ojeda–, habían prometido hacer el asfalto para este año, entre abril y mayo, algo muy importante ya que es una avenida que comunica a Junín de punta a punta”.
En tanto, todas las otras calles del barrio son de tierra y las precipitaciones, sumado a la falta de mantenimiento, las han deteriorado notablemente. Y este es un reclamo que en este sector vienen haciendo desde hace años: “Tenemos una problemática grave adentro del barrio, desde el año pasado que no aparecen las máquinas, cuando las pedimos nos dijeron que estaban ocupadas haciendo asfalto y cordón cuneta en otros sectores, y realmente es muy difícil transitar por estas calles, se hacen pozos, lagunas, cuando llueve es insostenible”.
En tal sentido, la secretaria de la sociedad de fomento explica que ve muy lejana la posibilidad de que se haga alguna obra de base estabilizada y cordón cuneta: “En su momento se hizo un relevamiento pero no fue aceptado por los vecinos, porque en principio nos habían dado la posibilidad de pagar la obra en 6, 12 o 24 cuotas y la mayoría de los vecinos aceptó al plan de pagos más extenso, pero después el Municipio pretendió que se hiciera en seis cuotas y eso era imposible por el monto. Igualmente, estamos esperando que se organice la comisión de la sociedad de fomento para insistir con el reclamo”.

La plaza

Otro punto sobre el que hay numerosas quejas de los vecinos del barrio Municipal 144 Viviendas, tiene que ver con el estado de la plaza 27 de Febrero.
Ojeda asegura que “los juegos son un desastre”, y amplía: “Hace más de ocho años que yo vivo en el barrio y nunca se le hizo mantenimiento, solamente se corta el pasto. Hay muchos hierros con los que se pueden lastimar los nenes, al tobogán le falta la base donde se tienen que apoyar para tirarse, a las hamacas solamente les arreglan las cadenas, así que es peligroso. Lo que sí se hizo fue poner una luminaria, luego de un pedido mío. Aunque faltarían dos luces más para que abarque a todo el predio”.

Tránsito y seguridad

El tránsito es una constante preocupación para los lugareños, principalmente por lo que sucede en la avenida Pastor Bauman, a la que califican como “una pista de carrera, aún con pozos y todo”.
De acuerdo al análisis de los residentes de la zona, “hay picadas de motos y los autos pasan a cualquier velocidad”. Ojeda puntualiza que, además, en esa arteria “prácticamente no hay veredas, hay algunos descampados, y la gente tiene que transitar sí o sí por la calle. No hay otra. Se ha pedido que limpien las veredas, los lotes, pero no tenemos soluciones”.
En tanto, en referencia a la inseguridad, la dirigente fomentista señala que en un momento hubo “varios problemas, entraban a robar en cualquier horario, había un hecho por semana, y hasta entraron tres veces a la sede de la sociedad de fomento, donde robaron todo lo que había, inclusive, en ese momento se estaba extendiendo el gas, y se llevaron todas las herramientas y materiales para esa obra”.
Sin embargo, mantuvieron una reunión con las autoridades de la Comisaría Segunda y eso se revirtió: “El comisario nos atendió muy amablemente y se logró modificar este panorama, ahora la policía pasa más seguido y cuando se los solicita, vienen rápidamente. En ese sentido, está mejor el barrio”.

Sociedad de fomento

En la actualidad, la sociedad de fomento está en una situación de incertidumbre, como detalla Ojeda: “La presidenta renunció a su cargo. No tenemos gente que colabore, yo pedí que se armen listas y hasta ahora nadie se presentó, yo trabajo en la sociedad de fomento con otras dos personas, pero se necesita que los vecinos participen y colaboren porque todos vivimos en el barrio y queremos que esté mejor, verlo más lindo”.
La entidad barrial cuenta con apenas 40 socios y, además, alquilan el salón para eventos, aunque Ojeda lamenta que “principalmente, lo alquilan personas ajenas al barrio, porque los vecinos de acá lo usan muy poco”.
Con todo, intentan ofrecer servicios para los vecinos y el miércoles próximo empezará un curso de flores en tela. Los interesados en esa propuesta deben anotarse en la calle Apolidoro, casa 93.
Ojeda insiste en que, mientras tanto, aspiran a regularizar la situación institucional de la entidad: “Estamos esperando que la señora Mercedes Erbojo presente formalmente la renuncia, para llamar a la asamblea. Y también pedimos que la gente se acerque a colaborar, porque no hay nadie”. 

COMENTARIOS