None
RECORRIENDO LOS BARRIOS

El Molino: reclaman por el cuidado de las calles que fueron repavimentadas

Hace pocos meses se llevó a cabo un programa de reasfaltado, pero el constante tránsito de camiones hace que ya se esté deteriorando el material. También hay quejas por la falta de poda, el estado de las veredas y la inseguridad.

“El Molino es un barrio con muchísima historia, con vecinos muy queridos, muy respetuosos, de gente trabajadora, y es una zona muy limpia, porque cuando voy a la Municipalidad siempre destacan la limpieza de este lugar”. Así define esta zona Margarita Dulcich, presidenta de la sociedad de fomento del vecindario.
Se trata, efectivamente, de uno de los sectores tradicionales de la ciudad, donde se encuentran instituciones como la Escuela Nº 19, el Molino Tassara, el Cementerio Central, y cinco espacios verdes: las plazas Alem, Destéfani, Negreti, Presidentes Constitucionales y la plazoleta Ayala.
Renombrado por haber albergado entre sus calles a artistas del calibre de Delio Destéfani o Luis B. Negreti, en El Molino residen unas dos mil personas y en todas sus viviendas cuentan con los servicios básicos: agua corriente, cloacas y gas natural.
En esta zona, ubicada a pocas cuadras del centro comercial de la ciudad, el estado del asfalto fue un problema histórico. En el último tiempo, gracias a un programa de repavimentación, la situación mejoró notablemente, aunque los vecinos alertan sobre el peligro de deterioro de la cinta asfáltica a partir de la constante circulación de camiones.
Además, desde la sociedad de fomento destacan otros reclamos por el estado de las veredas, la falta de poda y la inseguridad.

Pavimento

Durante muchos años las calles del barrio El Molino fueron un fiel reflejo del deterioro del asfalto de la ciudad. Arterias como Uruguay, Edison y Negreti resultaban verdaderas pistas con obstáculos para conductores y motociclistas.
Sin embargo, en los últimos meses se llevó a cabo un programa de repavimentación que abarcó el sector del Molino Tassara, y las calles Uruguay, Ameghino, Almirante Brown, Edison, Paraguay y Chile.
“La repavimentación fue un gran logro porque era un deseo de todos los vecinos, ya que las calles eran intransitables y no se podían cruzar ni siquiera a pie”, explica Dulcich.
De esta manera, la dirigente fomentista remarca que están “muy agradecidos con las autoridades municipales por haberse ocupado de este barrio, y también con los vecinos, porque sin saber que tenían que pagar tanto, se abonó casi todo, con mucho esfuerzo”.
El punto es que algunas arterias, principalmente Uruguay y Javier Muñiz, comenzaron a incrementar notablemente el tránsito de camiones –que ya era intenso– lo que provocó algunas roturas en el pavimento.
Desde la sociedad de fomento se hicieron gestiones, levantaron firmas en el barrio y presentaron notas en el Municipio y en la Agencia de Seguridad Vial, porque existe una ordenanza que prohíbe el paso de vehículos de gran porte. Las autoridades prometieron encargarse del tema.
“Dejamos pasar un tiempo prudencial –cuenta Dulcich– y al no tener respuestas, citamos al director de la Agencia, Daniel Kelly. Nos dijo que el problema es que no tienen cartelería”. Desde la entidad barrial reconocen que “los inspectores trabajan” y están “muy agradecidos con ellos”, pero “la circulación de camiones no se detiene”. Y aclaran: “Nosotros no tenemos nada contra las empresas, porque incluso algunas son socias de la sociedad de fomento, pero hay una ordenanza que indica que no pueden pasar los camiones por acá”.
Con todo, los fomentistas también presentaron un escrito en el Concejo Deliberante, que fue recibido por la edil Carolina Echeverría, quien les aseguró que el tema sería abordado. Luego, se comunicaron con el concejal Renato Figgini, presidente de la Comisión de Obras Públicas, quien les confirmó que “entre lunes y martes van a tratar ese expediente en el Concejo”.

Otros temas

Un punto sobre el que ponen el acento los fomentistas es el de la poda. “Este año, en este sector, no se hizo”, asevera Dulcich, al tiempo que se lamenta porque “la Municipalidad prometió que harían poda en esta zona, pero no hubo”.
En tanto, con las veredas también hay inconvenientes. “Hay un tema con las obras en construcción –explica Dulcich– que cortan las veredas, interrumpen el paso y los peatones deben bajarse a la calle. Hay algunas que fueron intimadas por Inspección General y multadas, pero no pasa nada. En otros casos dijeron que iban a estar solo unos meses, pero todo sigue igual”.
Además, los fomentistas advierten que “está la vereda del Molino Tassara, que desde que se incendió el edificio, nunca fue arreglada”. En la entidad barrial informaron que la empresa fue apercibida por Inspección General, en incluso la sociedad de fomento entregó una nota con el pedido de reparación, pero aún no obtuvieron respuestas positivas. “Es muy difícil caminar en esa esquina”, aseveran.
Con todo, desde la sociedad de fomento subrayan que no son todos reclamos: “Queremos aprovechar para agradecer a las autoridades por haber arreglado la Plaza Presidentes Constitucionales, después de muchos reclamos. La verdad es que quedó muy linda y la están cuidando y manteniendo”.

Seguridad y tránsito

En cuanto a la inseguridad, Dulcich asegura la situación está “como en todos lados” y, en ese marco, recuerda que se produjeron algunos hechos preocupantes, robos a comercios y demás. “A una mujer que era secretaria de la sociedad de fomento le prendieron fuego la puerta de la casa y si no era por un vecino, se le quemaba toda la vivienda”, ejemplifica.
No obstante, subrayan que “los arrebatos se cortaron un poco”, a partir de que se dispuso un sistema de rondas policiales durante el día y patrullajes por las noches.
En tanto, los problemas con grupos de jóvenes que amedrentan a los transeúntes sigue vigente, como explica Dulcich: “Las autoridades policiales admitieron que desde la Escuela 19 hacia la calle Chile, hay una comunidad muy complicada”.
Por otra parte, el tránsito también es un aspecto preocupante que no se agota en la sobrecarga de camiones en estas arterias: “Nosotros pedimos semáforos en Javier Muñiz, principalmente por los chicos que van a las escuelas, pero nos dijeron que el tránsito ahí es ligero y no corresponde ponerlo, para que siga siendo fluido”.

Sociedad de fomento

La entidad fomentista, brinda numerosos servicios a los vecinos, como los cursos de Italiano, Pintura, Arte Francés, Tejido de Dos Agujas y Crochet. Además, están analizando la posibilidad de sumar un taller de Computación en el transcurso de este año.
No obstante, los referentes barriales alertan que hay mucho trabajo por hacer y solicitan a los vecinos que se acerquen a la sociedad de fomento para colaborar con la entidad: “El 5 de marzo tendremos la asamblea de memoria y balance. Pedimos a los vecinos que vengan a este lugar porque somos siempre los mismos. En la asamblea tenemos que cubrir cargos, por algunas renuncias que hubo. Nosotros creemos que todo el mundo tiene derecho a reclamar, pero también es bueno comprometerse”. 

COMENTARIOS