None
RECORRIENDO LOS BARRIOS

En Capilla de Loreto se sienten abandonados y reclaman con urgencia el desagüe pluvial

La obra está pendiente desde hace años y por eso las lluvias provocan grandes anegamientos en varios sectores del vecindario. Además, solicitan la extensión de la red de gas, más servicios y medidas contra la inseguridad y para el ordenamiento del tránsito.

“Es el barrio más grande de Junín”, dice Fidel Toledo, presidente de la sociedad de fomento de Capilla de Loreto, y enseguida aclara: “Y eso que lo achicamos”.
Es que este vecindario ubicado al noreste de la ciudad, hace dos años fue dividido y de ese fraccionamiento surgió el barrio Bicentenario.
Sin embargo, unas 5.000 personas residen en este extenso territorio que vio incrementada de manera muy marcada su cantidad de habitantes con la llegada de programas de viviendas sociales, como los del Plan Federal y el llamado Barrio Solidaridad, entre otros.
Inclusive, se prevén nuevos planes de construcción motorizados por diversas instituciones por lo que podría aumentar aún más su ya numerosa población.
En ese marco, el aumento poblacional determinó un incremento en las demandas de los vecinos, cuyos principales reclamos pasan por una necesaria obra de desagüe pluvial, la extensión de la red de gas y el aumento de las cuadras con cordón cuneta.

Características

Luego de la división, el barrio Capilla de Loreto quedó delimitado por las avenidas República, Libertad, La Plata y Alvear, y las calles Ricardo Rojas y Matheu.
Si bien la idea original era la de subdividir el vecindario en cuatro sectores, solamente se escindió la fracción que actualmente pertenece al barrio Bicentenario.
Entre las instituciones que se encuentran en su interior, está el Jardín N° 904 y la Escuela Secundaria Básica N° 12, que quedó en el límite con el nuevo vecindario. También pertenece a este distrito la cancha del Club Villa Belgrano.
Además, funciona una unidad sanitaria y, por supuesto, la sede de la sociedad de fomento.

Obra de desagüe

Las quejas por las continuas inundaciones son moneda corriente en este barrio.
De acuerdo al análisis de los fomentistas, los sectores que tienen más problemas de anegamientos son los del Plan Federal que están sobre las calles Caseros y Ricardo Rojas, el sector del barrio Solidaridad, la calle Suipacha entre Chaco y Matheu, y la zona delimitada por República, Libertad y Güemes.
Para solucionar este tema, se debe realizar una obra de desagüe pluvial, largamente postergada.
“Lo único que se está haciendo es el canal a cielo abierto sobre Avenida Alvear”, dice Toledo, y agrega con amargura: “Este barrio está abandonado”.
Según cuenta el dirigente barrial, el proyecto de de-sagüe consta de dos tramos: uno que sale de la esquina de República y Padre Ghío, va por esta calle hasta La Plata, de ahí hasta las vías del ferrocarril, y bordeándola hasta la avenida de Circunvalación a la altura del puente y luego a la laguna El Carpincho. El otro tramo baja por Ricardo Rojas, va hasta Alvear, sigue por ahí hasta Circunvalación y a la altura del puente se junta con el otro.
Pero la obra no pasó de los planos. Los vecinos reclamaron a las autoridades municipales, provinciales y nacionales, pero aún no se ha hecho prácticamente nada.
“Antes de las elecciones vino el Gobernador -continúa Toledo- y, a través de Gustavo Traverso, nos prometió la obra, pero no pasó nada”.
También mandaron cartas a la Presidenta de la Nación y al Ministerio de Infraestructura, donde les contestaron que quienes debían hacer las gestiones eran los funcionarios municipales. “Yo digo que el Gobernador, Meoni y Traverso me mintieron”, resume Toledo.

Servicios

Más del 90% del vecindario cuenta con agua corriente y cloacas, mientras que en todas sus cuadras hay alumbrado público, aunque sus habitantes aseguran que en algunos sectores la iluminación en las calles es insuficiente.
Toledo sostiene que “faltaría en algunos sectores, porque hay colgantes en las esquinas y en el medio de las cuadras, pero resultan escasas. Hay partes en las que se ve muy poco”.
De todas maneras, lo más relevante en cuanto a los servicios públicos es la extensión de la red de gas natural, dado que sólo está conectado un 20 ó 30 por ciento.
Para incorporar al resto de los vecinos a la red deberán esperar la construcción de la tercera planta de rebaje. No obstante, el presidente de la sociedad de fomento supone que la inclusión no será inmediata. “Normalmente empiezan por el centro y a nosotros nos dejan para el final, así que a lo mejor tenemos que esperar unos años”, se resigna.
En tanto, son muy pocas las cuadras del barrio que están asfaltadas y también son escasas las que tienen cordón cuneta.
“En la campaña electoral nos prometieron 70 cuadras de cordón cuneta y mejorado -cuenta- pero nos dijeron que, al no tener hecho el pluvial, esa obra tampoco se puede hacer”.

Otros temas

Entre los pedidos de los residentes, la inseguridad y el tránsito son dos temas recurrentes. Los fomentistas recuerdan que la última reunión con las autoridades se produjo hace, aproximadamente, cinco meses, luego del robo a una vecina. Allí participaron representantes de los foros de seguridad, el secretario de Seguridad, Víctor Knappe, el responsable del área de Asistencia a la víctima, Andrés Rosa, y el titular de la Comisaría Segunda, Eduardo Borrego.
Toledo señala que “patrullajes se ven pocos, debería haber más movimiento de móviles en el barrio. Y además hay que decir que se producen más robos de los que se conocen porque muchas veces no se hace la denuncia”.
En tanto, los vecinos no dudan en calificar la situación del tránsito como “un desastre”, y remarcan que las arterias donde hay más conflicto son República, Alvear, Güemes, Intendente Ortega, La Plata y Suiza.
“No sé cómo todavía no se metió un auto adentro de la sociedad de fomento, en Suiza y Suipacha”, resume la secretaria de la entidad barrial.
Además, se pidió un semáforo para Alvear y Güemes, pero aún no tuvieron respuestas.
“Para colmo -agrega Toledo-, Güemes y Suiza, que eran de dirección única, ahora son de doble mano, no sabemos por qué”. Y culmina marcando la esquina de República y Suiza como un lugar “terrible”.

Sociedad de fomento

Fidel Toledo, a quien le queda un año más de mandato al frente de la sociedad de fomento, cuenta que la institución cuenta con unos 110 ó 120 socios que pagan regularmente la cuota. Sin embargo, se lamenta por la actitud de algunos vecinos: “Hay algunos que se borran y dejan de pagar los tres pesos por mes, porque dicen que nosotros no hacemos el cordón cuneta, como si fuese nuestra responsabilidad”.
Dentro de su sede se da apoyo escolar y además funciona el SESAC, un programa que reintegra a la escolaridad a chicos que abandonaron el secundario. Además hay gimnasia para adultos y los chicos de la ESB 12 utilizan el patio del lugar para hacer, también, sus clases de gimnasia.
Los fomentistas trabajan en red con la unidad sanitaria del barrio, que atiende gente de un amplio sector que incluye a Mayor López, Bicentenario, Fortín Federación, Plan Federal, Barrio Norte y Villa Talleres.
“Trabajamos en conjunto y por ahí, desde acá, conseguimos leche, una cama, ropa y distintas cosas para la gente que tiene necesidades”, cuenta la secretaria de la sociedad de fomento.
Con todo, el personal del centro asistencial incluye dos médicas clínicas, una enfermera, un agente comunitario, psicólogos, obstetra, pediatra, asistente social, pero el lugar resulta insuficiente, por lo que están esperando poder hacer una ansiada obra de ampliación.

COMENTARIOS