None
RECORRIENDO LOS BARRIOS

En Barrio Norte solicitan obras para que todos los vecinos cuenten con los servicios

Aquí, un sector tiene prácticamente todas las prestaciones, mientras el otro padece grandes necesidades en este aspecto. El presidente de la sociedad de fomento detalla las obras que se están haciendo y proyectando para revertir esta situación.

El Barrio Norte de nuestra ciudad se encuentra prácticamente dividido en dos mitades, y allí se advierten grandes diferencias en cuanto a la infraestructura de uno y otro sector del vecindario.
Es así como una parte cuenta con agua, cloacas, gas natural y asfalto o cordón cuneta, mientras que en la otra la realidad es bien distinta: las redes de agua y cloaca llegan a una parte, y el gas natural y el asfalto no existen, por dar los ejemplos de los servicios más básicos que requiere un barrio.
No obstante, desde la sociedad de fomento aseveran que se está trabajando por darle una unidad al barrio, de manera que todos los residentes cuenten con las prestaciones necesarias que mejoren su calidad de vida.

El barrio

Delimitado por Primera Junta, Avenida Libertad, Avenida La Playa y la Ruta 188, este vecindario se encuentra rodeado por los barrios San Antonio, San Cayetano, Evita Nº 1, Capilla de Loreto y Bicentenario.
Sus 40 manzanas muestran un amplio desarrollo poblacional. “Es impresionante lo que ha crecido en los últimos siete años”, señala el presidente de la sociedad de fomento, Fabián Peralta, y agrega: “Esto estaba prácticamente despoblado y creció mucho entre Primera Junta y República; del otro lado también está progresando, pero de manera más lenta. Se está poniendo lindo el barrio, hay mucha gente joven aquí y el movimiento es muy importante ahora”.

Servicios

Como quedó dicho, en este sector, la avenida República divide al barrio en aproximadamente dos mitades, por lo que, en los hechos, funciona como una línea que marca un corte entre dos realidades bien diferenciadas: por un lado, desde dicha arteria hacia la Avenida La Plata, no hay ni siquiera una cuadra que tenga, ya no asfalto, sino al menos cordón cuneta, mientras que desde el mismo punto hacia Primera Junta, hay solamente siete cuadras que están en las mismas condiciones, mientras que el resto tiene pavimento o, al menos, mejorado y cordón cuneta.
Lógicamente, en el sector desfavorecido, al ser todas las calles de tierra los anegamientos son una constante cuando llueve y en los días posteriores.
Además está lo que no se advierte a simple vista pero que padecen los vecinos: mientras que en una de las mitades la totalidad del sector tiene agua corriente y cloacas, en la otra los tienen poco más de la mitad de los vecinos. Algo similar a lo que ocurre con el gas natural.

El trabajo de los fomentistas

Peralta reconoce que la división del barrio es real, y aclara que las autoridades siempre le explicaron a él que “los servicios se van dando en los sectores donde hay más población”.
Según cuenta, fueron prometidas más de 20 cuadras de base estabilizada y cordón cuneta, algunas de asfalto, la ampliación de las redes de cloaca y agua corriente y la extensión del gas, luego de la construcción de la tercera planta de rebaje.
Allí, el reclamo más frecuente de los vecinos pasa por el pavimento: “La gente quiere el asfalto, el cordón cuneta y yo voy y lo planteo, pero esto pasa por los vecinos que paguen, porque la Municipalidad no puede hacer nada si no tiene los ingresos. Es lo que le falta al barrio que, insisto, está muy lindo”.
Actualmente sólo están pavimentadas algunas cuadras que cruzan Avenida Libertad y cuentan con cordón cuneta y desde Salta hasta Cicchero, entre Primera Junta y República. En ese sector faltarían solamente ocho cuadras, pero de República para el lado de Avenida La Plata, no hay ninguna cuadra con este servicio.
“Sería bueno que se hagan obras porque este barrio es la entrada a Junín desde la parte norte”, desliza el dirigente fomentista.
En tanto, Peralta remarca que el mantenimiento de la red de alumbrado público es bueno: “En general, los postes están bien, puede haber algún caso en el que no sea así, pero es excepcional. Hace no mucho tiempo se cambiaron todos los palos y se conservan en buenas condiciones”.
Sin embargo, esta mejora no alcanzó al sector que está “del otro lado” de Avenida República.

Otros temas

En cuanto a la inseguridad en este sector, los dirigentes fomentistas aseveran que hoy en día no hay mayores inconvenientes. Lejos quedaron las épocas en las que se solicitaban reuniones con las autoridades policiales para exigir acciones.
“Hoy los móviles policiales pasan seguido -afirma Peralta-, inclusive de noche y a la madrugada. Y no hemos tenido casos graves, después del crimen de Armando Solís, que fue tremendo”.
“Ese hecho fue único en este barrio, yo vivo hace 30 años y jamás sucedió algo semejante”, agrega Ricardo Espinosa, vicepresidente de la sociedad de fomento.
En tanto, el punto sobre el que sí tienen quejas, es el tránsito: “Es muy movido, son muchas las motos y autos que andan por acá, no sólo en República, también Necochea, Laprida, Paso, son calles muy transitadas y dos por tres hay accidentes”.

Instituciones

En cuanto al aspecto institucional, además de la sede de la sociedad de fomento, dentro de Barrio Norte está solamente la Unidad Sanitaria ubicada en Avenida República y Salta.
Peralta destaca que “la salita siempre anduvo muy bien y ahora está más descomprimida la atención, porque se abrieron otras en San Cayetano, en Villa Belgrano, y por eso se trabaja más cómodo, porque antes venían aquí desde todo el sector”.
En tanto, no hay escuelas en este vecindario, algo que constituye un viejo anhelo de los fomentistas: “Los chicos de este barrio van a la Escuela 30 o a la 18. Nosotros ya hemos solicitado que se haga un establecimiento educativo en este sector, para los pibes de este barrio, de San Antonio, de San Cayetano y toda esta zona, pero nos dijeron que no es posible”.

La sede

Con un gran esfuerzo y a pulmón, la actual comisión directiva de la sociedad de fomento está construyendo su sede en la esquina de Laprida y Entre Ríos.
En un amplio lote, la edificación que allí se erige no es menor, dado que se proyectó como un gran salón de usos múltiples para que sirva a las necesidades del barrio. “La comisión somos nosotros dos -dice Peralta, señalando a Espinosa-, nadie más. Siempre hay alguno que colabora, pero lo que se puede ver es gracias al esfuerzo de algún socio que da una mano, las rifas que hacemos y los vecinos que nos dan algún aporte que después, cuando podemos, nosotros devolvemos”.
No obstante, destaca que la Secretaría de Obras Públicas colaboró con los materiales para hacer la carpeta del piso del lugar, que son muy costosos, y la sociedad de fomento puso la mano de obra.
Con todo, Peralta se entusiasma con el fin de la obra, aunque ése podría ser también el fin de su gestión en la entidad: “Mi idea es poder terminar con el salón durante mi mandato y dejarle el lugar a otro. Más adelante, si se pueden hacer cosas, cursos, talleres para los chicos o para la gente grande del barrio, sería lo ideal, pero lo va a hacer el que venga después de mí”.

COMENTARIOS