None
EL SUR DEL CONURBANO BONAERENSE ES LA ZONA MÁS CALIENTE

El 36,6 por ciento de los hogares del país sufrió un robo el año pasado

La provincia de Buenos Aires, con algo más de cuatro de cada diez hogares afectados, se encuentra cinco puntos por encima de la media nacional, aunque la cantidad de hechos de robo que ocurren en los partidos del sur del Conurbano son los que generan este desbalance en la estadística.

El 36,6 por ciento de los hogares ubicados en los 24 principales centros urbanos del país sufrió al menos un robo durante 2014, y el Conurbano bonaerense aparece como el de mayor índice de victimización.
Así lo indicó un estudio realizado sobre la base de 907 encuestados, en la primera semana de diciembre del año pasado: como primer resultado arroja que el 73,4 por ciento dijo no haber sido víctimas de episodios delictivos, mientras que el 36,6 afirmó que personalmente o alguna persona de su familia o conviviente en su domicilio sí sufrió un robo.

Conurbano bonaerense, zona caliente
En el sondeo, efectuado por Observatorio Electoral (una red de especialistas en consultoría política e investigación social en América Latina, dirigido por Julio Burdman), los mayores niveles del índice de victimización se registran en la provincia de Buenos Aires alcanzando al 42,1 por ciento de los hogares.
En la lista de la indeseable tabla le siguen la región Noroeste con 38,5 y Neuquén con 38,3 por ciento de afectados por hecho delictivos en su hogar; esos indicadores superan la “media nacional”, informó el trabajo.
Luego, entre las más afectadas aparecen las ciudades de Córdoba y Río Cuarto (33,9 por ciento) y las de Resistencia y Corrientes (30,4 por ciento); mientras en las testeadas surgen como las de menor índice de robos la Ciudad de Buenos Aires (28,6), Rosario (25) y Mendoza-San Rafael (24,6).
Uno de los puntos a destacar de este relevamiento es la “fuerte incidencia” de la victimización de robo en la zona sur del Gran Buenos Aires, con un porcentaje que trepa al 58,5 de las familias damnificadas, mientras que en el norte del Conurbano es de 33,3 y en el oeste de 32,4, ambos por debajo del promedio del país.
La provincia de Buenos Aires, con algo más de cuatro de cada diez hogares afectados, se encuentra cinco puntos por encima de la media nacional, aunque la cantidad de hechos de robo que ocurren en los partidos del sur del Conurbano son los que generan este desbalance en la estadística.
Otro punto llamativo de esta encuesta es que la ciudad de Rosario esté entre las áreas de menor victimización de robo, sobre la base de los 24 núcleos urbanos sondeados, cuando registra la más alta tasa de homicidios del país.
Según el trabajo, esta contradicción se explica en que allí se presenta un problema particular en materia de delito violento contra las personas, atribuido a los enfrentamientos entre bandas de narcotraficantes, pero que no incluyen robos.
La encuesta apuntó a consultar a las personas (en forma telefónica) sobre si sufrieron un robo, aunque sin discriminar el grado de violencia.
“Otros estudios similares y las estadísticas que llevan las fuerzas de seguridad, inspiradas en las categorías del derecho penal, distinguen entre los robos sin violencia y aquellos con violencia, ya que estos últimos pasan a ser clasificados como “delitos contra las personas” y ya no como “delitos contra la propiedad”.

COMENTARIOS