None
>UN ASESINATO QUE CONMOCIONÓ A LA CIUDAD

A un año del crimen de Paola Tomé, se inicia el trámite rumbo al juicio oral

>La semana que viene tendría lugar la audiencia preliminar en la que las partes definirán el desarrollo del debate, los testigos y cuál es la prueba que se presentará contra el mecánico Rubén Recalde, acusado de homicidio calificado. Estiman que podría comenzar a mitad de año.

El juicio oral por el crimen de la juninense Paola Tomé, podría comenzar a mediados de este año. Es así que entre la semana que viene o la otra tendrá lugar la audiencia preliminar entre las partes, en la que se definirá cómo se desarrollará el debate, según lo confirmó a Democracia el abogado Carlos Torrens, representante de la familia de la víctima.
El 17 de enero pasado se cumplió un año del descubrimiento del crimen, que conmocionó a la Ciudad y tuvo gran repercusión a nivel nacional.
Aquél día, pero del 2014, Paola Tomé, de 38 años, fue encontrada sin vida en el local de ropa infantil "Rowena", situado en General Paz 45, donde trabajaba. Aunque luego, las pericias determinaron que la mujer habría sido asesinada entre las 18 y 19 del día anterior.
Su hermana, preocupada por no recibir noticias de Paola, fue la que halló el cadáver en el piso, en un rincón del negocio, y dio aviso a la policía.
Al llegar los peritos encontraron que Tomé estaba amordazada, con el pantalón bajo y presentaba golpes en la cabeza y signos de haber sido asfixiada.
Junto al cuerpo de la mujer fue encontrada la cartera con la billetera y todas sus pertenencias, una notebook y el celular, por lo que se descartó la posibilidad de un intento de robo.
El rápido avance de la investigación los días posteriores, permitió establecer, primero, que el presunto asesino era de sexo masculino y, luego, que se trataría del mismo que el 16 de agosto de 2012 le había quitado la vida a Sandra Colo, de 43 años, que trabajaba en el pelotero Abracadabra, de Alem 388.
Al igual que Tomé, la muerte de Colo fue producida por "asfixia mecánica por estrangulación a lazo", ahorcamiento y golpes, según el resultado de las autopsias. Esa coincidencia alimentó la hipótesis de que ambas mujeres habrían sido asesinadas por el mismo sujeto.
La tesis se consolidó cuando un estudio de ADN ordenado por la fiscal a cargo de la investigación del crimen de Tomé, Vanina Lisazo, arrojó el mismo resultado que la muestra obtenida entonces en el estudio realizado a Colo. Cabe destacar que hasta entonces la causa por la muerte de esta última, a cargo del fiscal Ángel Quidiello, no había mostrado avances.
En el caso de la dueña del local de ropa, el presunto asesino había dejado rastros de saliva en el torso de su víctima, mientras que en el de la empleada del pelotero, se halló sangre del sospechoso en las paredes del local y debajo de las uñas de la mujer.
El dato que permitió establecer un perfil preciso del acusado por el crimen de Tomé fue la presentación de una víctima que dijo haber sobrevivido a un ataque del hombre en cuestión, en 2009. La conmoción social y los datos que fueron surgiendo en la causa animaron a la mujer a hablar.
Ese testimonio fue clave para que el 7 de febrero, a tres semanas del crimen de Tomé, la fiscal Lisazo encabezara un allanamiento en una casa de Sadi Carnot al 270, donde se dispuso la aprehensión de un chapista, que más tarde fue identificado como Rubén Rodolfo Recalde, de 53 años.
A las pruebas reunidas hasta ese momento, se le agregaron las pericias realizadas a un par de zapatillas del acusado que habrían permitido comprobar que coincidirían con pisadas que había al lado del cadáver de Paola Tomé.
Más tarde, se comprobó además que los ADN recolectados en los crímenes de Sandra y Paola pertenecían a Recalde. Al ser indagado, el chapista se negó a declarar.
Con la prueba reunida, más el perfil psicológico del acusado que arrojó que era acreedor de una personalidad narcisista, psicópata y capaz de matar, con severos trastornos antisociales y desconsideración hacia el prójimo, pero no así inimputable, en octubre pasado Lisazo pidió la elevación a juicio oral las causas por los crímenes de Colo y Tomé.

Lo que viene
La primera o la segunda semana de febrero tendrá lugar la audiencia preliminar al juicio oral por el crimen de Paola Tomé, en el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de Junín.
"Ahí se definirá cuáles son los testigos, cómo se va a desenvolver, cuánto va a durar, cuál es la prueba que se va a presentar", explicó a este diario Torrens, abogado de la familia Tomé. Además, adelantó que el juicio oral tendría lugar "a mitad de año, tal vez al regreso de la feria (de invierno)".
El letrado destacó la labor de la fiscal Lisazo durante el periodo de instrucción, "no sólo en lo jurídico, sino en el trabajo de campo".<

COMENTARIOS