OTRA VARIANTE DEL DELITO EN JUNÍN

Siguen las andanzas de los “rompepuertas”

Los “rompepuertas” siguen haciendo de las suyas en Junín. El fin de semana trascendió un caso ocurrido en el barrio 11 de Julio, en proximidades del Club BAP, en el que una banda de ladrones intentó acceder a una vivienda tras dar numerosos golpes a la puerta de acceso, aunque no lograron su objetivo al ser intimidados por el dueño del inmueble, quien les hizo creer que portaba un arma de fuego.

A ese episodio se le sumó uno ayer, en el barrio Emilio Mitre, donde desconocidos quisieron vulnerar la entrada a una casa golpeando el portón a más no poder.

Al parecer, esta antigua modalidad criminal volvió a ser la elegida por los delincuentes a la hora de ingresar a las casas particulares. Se trata de asaltantes que ingresan en los hogares rompiendo, de forma violenta, puertas, ventanas o en algunos casos, hasta techos. 

Generalmente, aprovechan la oportunidad cuando los dueños de casa se encuentran de vacaciones o, por algún motivo, no están en el hogar. Aunque, tal como ocurrió hace apenas dos días en Quilmes, ingresan por la madrugada de forma agresiva como si se tratase de un “allanamiento policial”.

Los especialistas señalan que las medidas preventivas a tomar “pasan por intentar incrementar las medidas de prevención, mediante el reforzamiento de puertas y ventanas” como también la “discreción” en los casos en que tengan que dejar el hogar por un tiempo.

Esta renovación delictiva que comenzó a crecer en los últimos tiempos se registra con mayor notoriedad entre el primer y tercer cordón del conurbano y se extendió hacia las grandes ciudades de Córdoba, Santa Fe y Mendoza.

A principio de mes, la Policía Federal logró desbaratar en González Catán una banda de ocho personas, cuatro mayores y cuatro menores, que se dedicaban a esta modalidad delictiva. En el allanamiento, secuestraron varios elementos correspondientes a Gendarmería Nacional. 

COMENTARIOS