EN UNA VIVIENDA

Acribilló a delincuentes que decían ser técnicos de una empresa telefónica

Un hombre mató a balazos a dos ladrones que intentaron robar en su casa haciéndose pasar por “personal de la empresa Telefónica de Argentina”, en un hecho que tuvo lugar en el partido de Lanús, al sur del Gran Buenos Aires, informaron fuentes policiales.
El hecho se produjo este mediodía en una vivienda en la intersección de las calles Balbín y Maza, cuando los dos individuos llegaron con una falsa orden de reparación del tendido telefónico.
Una vez adentro del inmueble los malvivientes desenfundaron armas y con violencia pretendieron concretar el robo, lo que motivó la reacción del propietario que llegó a alcanzar un arma que tenía en la vivienda, con la cual atacó y mató a ambos delincuentes.
Las fuentes policiales confirmaron que los delincuentes, cuyas identidades no fueron proporcionadas, eran mayores de edad y tenían en su poder armas de fuego.
Según los informantes, los investigadores esperan los resultados de las pericias y un informe preliminar sobre lo sucedido para ir más profundo sobre el paradero de los fallecidos.
En tanto, el dueño de la casa fue identificado como Antonio Tauro de 59 años, quien esperaba que una empresa que cumple funciones para la compañía telefónica repare su línea ya que estaban sin tono desde hacía 15 días.
Ese fue el motivo que el cual su mujer dejó pasar a los malvivientes, según relató un jefe policial.
Una vez que llegaron al patio de la casa, los delincuentes tomaron a golpes a dos hijos del matrimonio para atemorizar a los padres, pero el jefe de casa logró sacar un revolver calibre 9 milímetros y los enfrentó a los tiros matando de un balazo en el pecho a uno y al otro en el abdomen, remarcó el informante.
Uno de los malvivientes murió en el lugar debido a que perdió abundante sangre, mientras que el otro fue trasladado a un hospital de la zona pero llegó al nosocomio sin vida.
Tras lo sucedido, la policía del distrito de Lanús que trabajó en el lugar junto a la fiscalía de turno, secuestró en el patio de la casa un arma de fuego calibre 22 y el revólver del dueño de casa para las pericias, mientras que se busca una tercer arma.
Los informantes indicaron que el fiscal a cargo del caso dejó demorado a Tauro hasta tanto se pueda esclarecer totalmente lo sucedido, mientras que su mujer y sus hijos prestaban esta tarde testimonio en sede policial.

COMENTARIOS