None
UN CASO LLENO DE INTERROGANTES

Sin novedades de las acusadas de robarle a una mujer tras drogarla con burundanga

Néstor Traverso, marido de la víctima, María Cristina Casariego, describió la situación que le tocó vivir a su mujer y le reclamó al Intendente y a las autoridades judiciales “más seguridad”. Negó que esté politizando el tema por pertenecer al PRO de Junín.

La causa por el robo a una mujer tras haberla adormecido con una extraña sustancia denominada burundanga cerró ayer sin mayores novedades, al menos en cuanto a la identificación y al paradero de las dos acusadas de haber cometido el delito.
En horas de la mañana, el fiscal Carlos Colimedaglia y personal policial recibió la declaración de la víctima, María Cristina Casariego, que aportó algunos datos puntuales sobre la vestimenta y los rasgos físicos de las malvivientes.
Asimismo, los investigadores están tratando de establecer si en las inmediaciones del lugar del hecho, ocurrido el martes por la mañana en Benito de Miguel y Marrull, existen cámaras que puedan haber captado imágenes del curioso episodio. Un dato negativo es la falta de testigos, pues hasta anoche nadie había manifestado haber divisado lo ocurrido.

“No fue un cuento del tío’”

Fuentes del caso le dijeron a Democracia que el caso se asemeja a un “cuento del tío” (modalidad que se lleva a cabo mediante el engaño, donde los ladrones casi siempre se hacen pasar por otras personas), pero esa hipótesis no satisfizo al marido de Casariego, Néstor Traverso, quien le reclamó al intendente Mario Meoni y a las autoridades judiciales que frenen la inseguridad porque “no se puede seguir viviendo de esta manera”.
Dicho eso, rechazó que esté intentando politizar el asunto por su participación en el PRO local, espacio que lo tuvo como tercer candidato a concejal en las elecciones del domingo. “Esto es algo que le pudo haber ocurrido a cualquier otro vecino”, afirmó.
Traverso recordó los pormenores que le dio su mujer en el primer encuentro post – robo: “Me relató que había ido hasta el centro a buscar unas radiografías que le habían sacado en el sanatorio. Como no estaban, se vino enseguida para mi casa, caminando. No tenemos certeza del horario, pero serían entre las 10.45 y las 11. Por calle Pastor Bauman y Francia se le arrimó una mujer que parecía discapacitada y le dijo que estaba buscando el asilo de monjas. La fue conversando, se quedó charlando un rato y después de unos minutos apareció otra”, detalló.
Según señaló, las dos malvivientes le tiraron a su esposa “una sustancia para atontarla”, después siguieron conversando unos segundos, le preguntaron si estaba sola y “ella les dijo que estaba conmigo”.
En unos tres minutos, ese producto surtió tal efecto que Casariego perdió la voluntad por completo. “La fueron llevando, le dijeron que trajera su plata, en la cartera había más o menos 3.500 pesos –dinero para pagar los impuestos-. Ella vino a casa, puso el dinero en el bolso que llevaba y salió de vuelta. Esas mujeres la esperaban en la esquina de Marrull y Francia. No vinieron a mi casa pensando que, a lo mejor, estaba yo. Le robaron el bolso con la plata, los anillos. Salieron con ella por calle Possio, una de ellas le dio plata para comprarles un alfajor, siete u ocho pesos. Mi mujer fue, tal y como se lo habían pedido, y cuando volvió no estaban más”, continuó Traverso.
A Casariego entonces le empezó a arder mucho la vista. Regresó a su casa, se lavó la cara y volvió a salir porque estas mujeres le habían dicho que vivían a la vuelta de mi casa. “Paró en la casa de un muchacho que es hijo de un amigo, y le pidió que me llamara. Al ser un número desconocido, primero no iba a atender, pero después respondí. Yo estaba en el campo y me vine rápido, cuando llegué acá la vi muy descompuesta, muy colorada, te dabas cuenta que estaba drogada. Cuando nos pusimos a charlar, se dio cuenta que ya no tenía los seis anillos que llevaba en la mano”, reveló el marido de la damnificada.
Traverso dijo que cuando el caso se empezó a hacer público, Andrés Rosa, director de Asistencia a la Víctima, y Osvaldo Giapor, titular del Foro Vecinal 1, acudieron a su domicilio. “Primero me dijeron que era “un cuento del tío”, pero esto es mucho más que eso”, aseveró.
Traverso manifestó que la inseguridad que se vive en Junín es tremenda. “La gente salió a decir que esto es un tema político y lamentablemente, por más que yo haya sido candidato a concejal, esto es algo que le pudo haber ocurrido a cualquier otro ciudadano. Tanto el señor intendente, como los jueces y los fiscales deben tomar una medida para parar todo esto, porque no podemos vivir más de esta manera”, reclamó.

COMENTARIOS