TRAS EL ALLANAMIENTO EN UN HORNO DE LADRILLOS

Aprehendieron a dos menores por el crimen de un trabajador boliviano

El operativo contó con la presencia del fiscal Colimedaglia y de Dana, juez de menores de Junín. Fueron secuestrados dos revólveres calibre .22 uno de los cuales sería el arma utilizada en el hecho.Fueron trasladados a la Casa de Contención de nuestra ciudad.

Dos menores de 17 años fueron aprehendidos ayer en relación al crimen de Grover Flores Maya, el joven trabajador hornero boliviano de 20 años de edad, asesinado la noche del sábado último.
El allanamiento que dio como resultado esa aprehensión fue llevado a cabo en la mañana de ayer, en otro horno cercano al que fue cometido el homicidio. Además de los dos menores, se aprehendió a un mayor de 21 años, el que –según se informó– no tuvo conocimiento de lo ocurrido sino hasta el momento del procedimiento.
La información fue brindada en una conferencia de prensa realizada en la tarde de ayer en la comisaría local, la cual estuvo a cargo del inspector Enrique Medina, titular de la Policía Distrital local; el inspector Enrique Romero, responsable de la DDI, y el capitán Fabio Russo, jefe de la comisaría local.
Tras definir el caso como «un triste hecho donde perdió la vida un trabajador», explicó que el allanamiento tuvo lugar también a la altura del km 214 de la ruta 7 –lugar del asesinato–, «pero del lado opuesto de la ruta, en otro horno de ladrillos, donde se aprehendió a los dos menores de 17».
En el operativo, que contó con la presencia del fiscal Carlos Colimedaglia y de Claudia Dana, jueza de Menores de Junín, se secuestró un celular que se encontraba oculto y coincidía con las características del que le había sido sustraído a Flores Maya.
A unos mil metros del horno conocido como «de Alzamendi» –donde los aprehendidos acostumbraban a pernoctar–, en un lote sembrado con soja, a 50 metros del camino, se secuestraron dos revólveres calibre 22 que se encontraban enterrados envueltos en un jean, uno de las cuales sería el arma utilizada en el hecho.

Eran conocidos de la víctima

Los menores aprehendidos eran conocidos de la víctima y también realizan trabajos en hornos de ladrillos. Los jefes policiales informaron que el móvil del crimen no habría sido otro que el del robo. Flores Maya había cobrado un cheque de 1.800 pesos, los cuales fueron entregados a una concesionaria de motos para comprar un ciclomotor, el que debía retirar durante el día de ayer.
Cuando los menores llegaron a la precaria casa que habitaba Flores Maya se encontraron con que la víctima no contaba con el dinero en efectivo. «Lo ultimaron sin otro motivo que el de quitarle la vida para que no los reconociera», señaló el inspector Romero.
Al ser aprehendidos, los menores –que no tienen antecedentes delictivos, pero que en la zona no gozarían del mejor de los conceptos– argumentaron que en el momento del homicidio no se encontraban en la zona y que habían viajado hacia el centro de Chacabuco para asistir a un baile. La jueza de menores dispuso la detención y procesamiento de los menores de edad, que son de Chacabuco, y determinó que sean trasladados a la ciudad a la Casa de Contención del Menor de Junín.

COMENTARIOS