None
"RAZONES DE ÍNDOLE FAMILIAR" MOTIVARON EL HECHO, AFIRMÓ EL MAGISTRADO DEL CASO

Ante el juez, el hijo del funcionario judicial confesó el triple homicidio

El joven, de 17 años, se presentó en los tribunales de Concordia y reconoció que fue el asesino de su padre, la mujer de éste y el pequeño hijo de ambos. Quedó internado en un neuropsiquiátrico.

El hijo adolescente del funcionario judicial Miguel Bressán, quien fue asesinado junto a su esposa y su pequeño hijo en una localidad entrerriana vecina a Concordia, quedó ayer detenido e internado en un instituto neuropsiquiátrico luego de confesar el crimen.
El juez Maximiliano Benítez escuchó la declaración del joven, que tiene 17 años, y luego dispuso que la causa continúe en la Justicia de Menores. "Se le tomó una declaración donde él relata detalles de lo ocurrido. No es una confesión porque no ha prestado declaración indagatoria, eso lo va a hacer ante el juez de Menores", explicó el magistrado.
El nuevo juez de la causa es Rodolfo Jáuregui, quien durante la tarde, debido al mal momento emocional en el que se encontraba el joven, decidió su internación en un instituto neuropsiquiátrico.
El móvil del triple homicidio fue "de índole familiar", comentó Benítez, aunque evitó dar más detalles para resguardar la intimidad del adolescente.
La comunicación del esclarecimiento fue realizada poco después del mediodía por el propio juez, quien en la puerta de los tribunales de Concordia anunció: "Se imputó al hijo de Miguel Bressán como el autor de este hecho". Entre las pruebas más relevantes figuran la declaración de un remisero que dijo que llevó al hijo de Bressán al campo de Colonia Yeruá el domingo, el día del hecho, y el de un armero que aseguró que le vendió al joven proyectiles calibre 380 como los utilizados en los ataques. El juez explicó que las balas tenían una particularidad: no eran comunes, sino de recarga, y se encontró el lugar donde se hallaba la máquina para cargarlas. "Con toda esa prueba tenía más que elementos suficientes para imputar al menor, pero además de todo esto y, como broche, hoy (por ayer) se presentó en forma espontánea con el abogado y se le tomó una declaración informativa donde él relata detalles de lo ocurrido", agregó el magistrado. Y aclaró: "Acá no tenemos únicamente tres víctimas, son más víctimas, y entre ellas está, sin lugar a dudas, el menor al cual acabo de imputar".
Al igual que el juez, el fiscal José Costa, quien continuará impulsando la acusación, dijo que las motivaciones del triple crimen fueron "cuestiones demasiado íntimas" y aseguró que no fue fácil para los que trabajaron en el caso, porque Bressán "era un compañero de trabajo". Con la imputación judicial quedaron confirmadas las sospechas surgidas el mismo lunes, cuando se encontraron los cuerpos de Bressán; de su esposa, María Ofelia Taleb y del bebé de ambos, de un año y ocho meses. Uno de los primeros en sindicar al joven fue un primo de la mujer, Raúl Taleb, ex embajador argentino en Cuba y legislador electo.

Se quebró durante el velatorio

"La impactante imagen de los féretros" de su padre, la esposa de éste y el pequeño hijo de la pareja conmovió al adolescente, quien ayer decidió presentarse espontáneamente en los Tribunales y admitir los homicidios. Según voceros judiciales, luego de pasar algunas horas en la casa velatoria, el joven llamó a su abogado, Arturo Mc Loughlin, para que lo acompañara a declarar frente al juez Maximiliano Benítez. Lo hizo durante dos horas, en las que dio detalles de cómo cometió el asesinato de su familia.

COMENTARIOS