None
EL FUEGO DEVASTÓ MÁS DE 20 MIL HECTÁREAS Y ESTIMAN QUE SOLAMENTE LA LLUVIA PODRÍA APACIGUAR EL SINIESTRO

Grave situación en ocho provincias por los incendios, con epicentro en Córdoba

Las autoridades provinciales cordobesas confirmaron que hay unos 400 evacuados y dos personas se encuentran hospitalizadas en grave estado por quemaduras y golpes. El fuerte viento del norte, el inusitado calor y la extensa sequía afecta a una amplia zona del país.

Ocho provincias fueron afectadas en las últimas horas por incendios forestales generados por condiciones climáticas de sequía y calor extremo, a las que se sumaron descuidos de personas que prendieron fuegos y no los pudieron controlar.
Bomberos y brigadistas trabajaban al cierre de esta edición en distintas localidades de Córdoba, San Luis, Salta, Tucumán y Jujuy, mientras en ciudades de Río Negro, Neuquén y Mendoza un vendaval seco generó incendios que pudieron ser sofocados.
Si bien el caso más grave es el de Córdoba con casi 20 mil hectáreas de vegetación quemadas, en San Luis cuatro incendios fueron controlados en la madrugada de ayer y habían obligado a evacuar personas.
Los incendios forestales más severos se dan en las zonas serranas de Córdoba a raíz del calor, vientos fuertes y sequía, tras haber arrasado con miles de hectáreas de vegetación, mientras 400 personas siguen evacuadas y dos hombres debieron ser hospitalizados por heridas graves.
El gobernador, José Manuel de la Sota, trazó un dramático panorama al advertir que "con una sequía de cuatro meses y vientos cruzados, no hay forma de parar el fuego".
"Los meteorólogos pronostican que las condiciones climáticas serán peores en las próximas 48 horas, con una temperatura de 40 grados y vientos de entre 50 y 60 kilómetros por hora", sostuvo De la Sota.
Dos hombres fueron internados con heridas graves en centros de salud de la capital cordobesa cuando sufrieron golpes y accidentes en medio del combate al fuego y, según los médicos, su pronóstico era ayer "reservado".
Ambos se encuentran internados en terapia intensiva y con asistencia respiratoria mecánica.
El Gobierno nacional manifestó ayer su preocupación por la situación en Córdoba al revelar que la presidenta, Cristina Fernández, había llamado a De la Sota y dispuso enviar aviones hidrantes para ayudar a combatir el fuego. El secretario de Seguridad, Sergio Berni, viajó a Córdoba para monitorear la situación y expresó que el gabinete nacional estaba "a total disposición del Centro de Operaciones y de Protección Civil" de la provincia.
En ese marco, las autoridades destacaron que la prioridad "era salvar las vidas humanas" porque, según el jefe de Gabinete Oscar González, "es una verdadera tragedia".
En San Luis, uno de los focos se produjo a solo 3 kilómetros de la ciudad de San José del Morro, donde hubo 50 evacuados, mientras el gobernador, Claudio Poggi, monitoreó la situación en la zona y pasó la madrugada de ayer en un camping municipal.
En Tucumán, dos dotaciones de los bomberos trabajaban en torno a la gruta de la Virgen en el cerro San Javier, donde el tránsito debió ser cortado en tramos de la Ruta 17.
En Salta, el fuego afectó una finca del paraje Peña Colorada, en Orán, donde se expandió sobre decenas de hectáreas de bosque y se acercó a cultivos y viviendas, por lo que unas 25 personas intoxicadas por inhalar humo fueron asistidas en un hospital.
En Neuquén, en la capital y Plottier, y en algunos sectores de Río Negro, los vientos fuertes en medio de un clima de sequía extrema generaron una decena de incendios de pastizales que provocaron el corte del tránsito en la Ruta 22.
En Mendoza, en tanto, el viento zonda que desde la noche del lunes afectó al Valle de Uco provocó unos 30 focos de incendio, algunos en campos cultivados, además de caída de árboles y postes de luz.
En Córdoba, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Passerini, precisó que el mayor número de evacuados corresponde al Valle de Calamuchita, donde el fuego ya consumió miles de hectáreas con forestación de pinares.

COMENTARIOS