None
LA MOVILIZACIÓN CON LUCES Y VELAS SE DIRIGIÓ HASTA LITORAL GAS

A un mes de la tragedia en Rosario familiares de víctimas marcharon

La pérdida de gas que derivó en una explosión y dejó sin vida a 21 personas y a muchas otras sin casa todavía no tiene un cierre judicial. Familiares esperan noticias.

La convocatoria, difundida por las redes sociales, tenía como consigna "por las vidas que perdimos, queremos justicia" y "por la vida de todos, queremos leyes que nos protejan".
Los sobrevivientes de la tragedia y los familiares de las víctimas fatales marcharon desde las 20 desde la Zona Cero, en Salta y bulevar Oroño de la ciudad santafesina, hasta la sede local de Litoral Gas, prestadora de ese servicio.
"Tenemos una necesidad de justicia absoluta, porque esto no tendría que haber pasado en Rosario", dijo a Télam el médico Néstor Ferlatti, víctima junto a su familia de la explosión del 6 de agosto.
"Yo creo que (el juzgado a cargo de la investigación) se está moviendo, pero necesitamos que la ciudad de Rosario pida justicia", agregó el vecino de Salta 2141 sobre la necesidad de que el reclamo de las víctimas sea masivo.
Claudia Vaio, cuyo hijo Santiago Laguía (24) falleció en la explosión y fue uno de los últimos cuerpos hallados por los rescatistas, dijo que la movilización fue para pedir "pronta justicia" y consideró que no dejará de luchar "porque (la explosión) no fue un accidente ni una tragedia, sino que fue un asesinato".
A un mes de la explosión y posterior derrumbe de un edificio en Rosario que causó 21 muertos, el juez de la causa espera el resultado final de las pericias técnicas para indagar a los dos imputados por la tragedia, el gasista y su ayudante.
Tanto el gasista Carlos García como su ayudante Pablo Miño son los dos únicos imputados por la tragedia y están acusados del delito de estrago culposo agravado, ya que trabajaban en una fuga de gas la mañana del 6 de agosto pasado en el edificio colapsado de la calle Salta 2141.
Ambos están en libertad por decisión del juez de instrucción 9, Javier Beltramone, quien tomó el caso una semana después de la tragedia, una vez que el anterior magistrado, el juez correccional Juan Carlos Curto, dejara el expediente por cuestiones de competencia.
Según explicaron a la agencia Télam fuentes del juzgado, Beltramone aguarda el resultado de las pericias técnicas encargadas a la empresa GIE, de la localidad de Mar del Plata.

COMENTARIOS