None
SEGÚN EXPRESÓ LA FISCAL, LA ADOLESCENTE MURIÓ POR APLASTAMIENTO

Caso Ángeles: "Fui yo. Yo soy el responsable", dijo el portero

En un hecho que aún tiene muchos interrogantes, el encargado del edificio donde vivía Ángeles Rawson, admitió haberla asesinado, aunque dijo que fue "sin querer".

En medio de los idas y vueltas que sigue teniendo uno de los casos policiales que mayor conmoción generó en los últimos tiempo, la fiscalía confirmó que el portero Jorge Mangeri, de 45 años, fue quien atacó y mató a Ángeles Rawson, a la que abordó en el edificio donde vivía para luego arrojar su cuerpo, aún con vida, en un contenedor de basura. "Soy el responsable de lo de Ravignani 2360; fui yo. Mi señora no tuvo nada que ver en el hecho. Fue sin querer", aseguró Mangeri ante la fiscal María Paula Asaro, quien está a cargo de la investigación, según se publicó en Fiscales.gob.ar.
Las pericias determinaron que a la menor no la violaron y que cuando su cuerpo fue arrojado al contenedor, aún seguía con vida, y falleció a raíz del aplastamiento provocado por la máquina compactadora del camión recolector de basura.
De acuerdo con la acusación fiscal, Mangeri interceptó a la joven en el hall del edificio, la llevó hasta el sótano y ahí la atacó y le propinó un puñetazo que la dejó inconsciente. Pensando que estaba muerta, Mangeri preparó el "escenario" con cuerdas e hilos, para hacer pasar el hecho como un ataque de tinte mafioso, y luego él mismo sacó el cuerpo, dentro de una bolsa, y lo arrojó en un contenedor de basura cercano.
Sin embargo, las pericias forenses determinaron que la menor estaba viva cuando fue aplastada por la máquina compactadora del servicio de recolección de basura, algo que terminó de provocarle la muerte.
Cuando se le informó a Mangeri que sería sometido a una indagatoria, el portero indicó que había sufrido una privación ilegítima de su libertad y apremios ilegales por parte de la policía, que incluso le dejaron marcas.

COMENTARIOS