None
LA EMBARAZADA QUE FUE BALEADA EN UNA SALIDERA EN EL AÑO 2010

Carolina Píparo reclama al banco Santander una indemnización en dólares

Píparo y su marido responsabilizaron en su demanda civil al banco Santander Río por considerarlos culpables del terrible episodio. Exigen 7 millones de pesos.

Carolina Píparo, la embarazada baleada en una salidera bancaria en La Plata en junio de 2010, reclamó a la entidad financiera donde se produjo el hecho el pago de casi 7 millones de pesos de indemnización por el episodio que ocasionó la muerte del bebé que esperaba.
Píparo y su marido, Juan Ignacio Buzali, responsabilizaron en su demanda civil al banco Santander Río por considerar que fueron los culpables de la salidera, al no haber tomado las medidas pertinentes de seguridad para proteger a sus clientes.
En ese marco, y tras no llegar a un acuerdo con la entidad financiera en la primera audiencia, el juez en lo Civil y Comercial Enrique Gorostegui citó a las partes a un cuarto encuentro para el mes de abril, en el que deberán presentar las pruebas documentales, testimoniales y periciales que sostengan sus posiciones. Fuentes del caso revelaron a Télam que la demanda patrocinada por los letrados Julio García Giroti, Fabián Améndola y Gustavo Galasso asciende a la suma de 6.668.000 pesos y está radicada en el Juzgado Civil y Comercial 16 de La Plata. En la presentación, Píparo exige el pago de 3.000.000 de pesos por daño moral, 1.400.000 por incapacidad psicológica, 1.000.000 por la muerte del bebé, 700.000 por daño estético, 400.000 por incapacidad física, 100.000 por gastos de asistencia, 58.000 robados en la salidera y 10.000 por los gastos de sepelio de su hijo.
En el expediente, la víctima puntualizó que "la responsabilidad del Banco Santander Río SA está fundada en la omisión de la debida diligencia en la vigilancia en el interior de la sucursal, permitiendo que personas que merodean, sin realizar ningún tipo de operación en la entidad, observen con absoluta facilidad el movimiento de caja con el objetivo de marcar clientes que retiren dinero".
"Resulta evidente que el resultado dañoso que motiva la presente no se habría producido si el Banco hubiera empleado la debida diligencia en la seguridad", explica.
En tanto, la causa penal prosigue y el lunes de la semana próxima comienza el juicio oral y público en el que siete hombres estarán sentados en el banquillo de los acusados, ante la sospecha de que planearon el asalto y balearon a Carolina Píparo, que estaba embarazada y cuyo bebé murió a poco de nacer.

COMENTARIOS