None
DOLOR Y ANSIAS DE JUSTICIA

La mamá de Tomás Dameno: “Estuve todo un año esperando que llegue este momento”

A tres días del comienzo del juicio por el crimen del niño, Susana Santillán dice estar fuerte para afrontar la instancia en la que puede quedar condenada su ex pareja y presunto autor del homicidio, Adalberto Cuello.

Cuando Adalberto Cuello ingrese a la sala de audiencias orales, esposado y con dos policías como sombras sobre sus espaldas, Susana Santillán volverá a ver el rostro de una de las personas que más amó en su vida y que ahora le representa a la encarnación del mismo demonio.
Se trata, ni más ni menos, de dos seres que supieron estar unidos en romance y dieron vida a una historia que se desdibujó por completo cuando él quedó seriamente involucrado en el asesinato de Tomás Dameno Santillán, hijo de ella, de 9 años, matado a golpes en Lincoln el 15 de noviembre de 2011.
El reencuentro se dará este miércoles, cuando arranque el juicio oral que tiene a Cuello como único acusado en la causa caratulada “homicidio calificado por ensañamiento y alevosía”, cuya pena máxima es la prisión perpetua.
El proceso se llevará adelante en el Palacio de Tribunales de nuestra ciudad y abarcará, en principio, otras dos jornadas: el viernes 7 y el martes 11. El tribunal estará conformado por los jueces Miguel Ángel Vilaseca, Karina Piegari y Claudia Dana.
DEMOCRACIA accedió a una entrevista con Susana Santillán, quien describió la mezcla de dolor con ansias de justicia que la gobiernan. “Es un día que esperé todo un año, y durante este tiempo me he estado preparando física y mentalmente para afrontar este juicio”, dijo la mujer, acompañada por su hermano Guillermo y por el abogado que la patrocina, el juninense Carlos Torrens.
Santillán dijo que sobrellevó este año “lo mejor que se puede”, rodeada de afectos, de familia, amistades, de gente que la conoció por este caso y que le hace llegar su cariño a través de mensajitos a su celular o través de la web. “Y creo que por la fuerza que también me da Tomás”, agregó.
Susana será la primera testigo en declarar durante la sesión del miércoles. Torrens agregó que su clienta “tiene la calidad de particular damnificado y estimó que los jueces van a permitir que se siente junto al doctor (Javier) Ochoaizpuro y a mí”.
“Nosotros ya tenemos una experiencia de la primera audiencia, que por supuesto no fue nada agradable para Susana, pero digamos que ella está fuerte y me pidió estar en el juicio”, continuó el letrado.
Al respecto, Susana Santillán añadió que “estoy preparada, estoy fuerte, lo peor ya pasó y verle la cara a esta persona es lo que estoy esperando. Me genera muchas cosas, no hay una palabra. Hay pruebas suficientes de que fue Cuello quien mató a Tomás”.
Para Torrens, el cara a cara entre Santillán y Cuello se va asimilar a lo que ocurrió en la audiencia desarrollada este año y se va a repetir el comportamiento que la madre de Tomás tuvo en esa ocasión.
“En este momento, que es una etapa definitiva, con más razón quiere ser escuchada”, expresó el profesional, que también se mostró convencido de la culpabilidad de Cuello.
“Esto se explica, entre otras cosas, en que a un año del hecho ya estamos en el juicio. No es un elemento menor y habla muy bien de todas las autoridades judiciales que intervinieron en la causa. Se han respetado los derechos de todas las partes, el imputado fue escuchado las veces que él quiso, lo mismo que los testigos”, comentó.

Recuerdo de madre

“Tomás era un niño que vivió a pleno sus nueve años de vida. Muy educado, respetuoso, sencillo, con mucha alegría y ganas de vivir. Mi hijo es único, porque me enseñó muchas cosas, entre ellas a ser madre, y a disfrutar de la familia”. Así, en tiempo pasado y presente, como quien se resigna a la pérdida de lo más preciado, Susana Santillán recordó a Tomás.
Además reveló que al niño le gustaba el fútbol -era fanático de Boca- y era muy “amiguero”. “Se vino de Timote e hizo muchos amigos en poco tiempo en Lincoln, pero cada vez que volvía a Timote no perdía de vista a sus primeros afectos”, rememoró la mujer.

“Muchas pruebas”

Por su parte, el fiscal que tuvo a su cargo la investigación del caso, Javier Ochoaizpuro, se dijo confiado en que los jueces encontrarán a Cuello tan culpable como él. “Hay muchos elementos probatorios”, dijo en referencia a las pruebas reunidas durante la etapa de investigación de la causa y que fueron determinantes para la imputación del acusado, entre las que enumeró: “Están los ADN, los testimonios, las escuchas telefónicas y las pericias”.

COMENTARIOS