None
INCENDIO Y DRAMA EN UNA CASA DE CALLE 17 DE AGOSTO 282, CASO OCURRIDO EL PASADO DOMINGO

Se negó a declarar el hombre acusado de “tentativa de homicidio” contra su hijo

El padre de la víctima fue conducido ayer ante el fiscal Angel Quidiello y no quiso testimoniar sobre el hecho investigado.

Mientras un conocido joven juninense de 26 años pelea por su vida, luego de las múltiples heridas que recibió en gran parte del cuerpo al quedar preso de un incendio en su propia vivienda, su padre sigue detenido y alojado en una Comisaría de la zona, imputado en principio de “homicidio calificado por el vínculo en grado de tentativa”.
Así lo solicitó el fiscal actuante en la causa, Dr. Angel Quidiello, luego que el acusado -de 49 años- fuera llevado ayer a su despacho, para tomarle declaración indagatoria en el marco del artículo 308 del Código Procesal Penal.
El investigado concurrió acompañado por su abogado defensor (Dr. García) y, pocos minutos más tarde, al negarse a declarar ante Quidiello, el personal policial que lo trasladó hasta Tribunales lo llevó nuevamente -detenido- a una Comisaría de la zona, presuntamente en Vedia.
El citado fiscal dijo anoche a DEMOCRACIA que existen elementos de prueba para sustentar la imputación al padre del joven rugbier local que sufrió graves quemaduras en su vivienda de calle 17 de Agosto 282, uno de los barrios Fortín construidos en Junín a mediados de la década del ’80, durante la gestión del ex intendente Abel Miguel.

El hecho

De acuerdo con el relato proporcionado por voceros policiales, a las 12.10 del domingo, el personal de patrulla fue convocado por una vecina del barrio 11 de Julio y próxima al inmueble de calle 17 de Agosto 282, de donde se escuchaban gritos incesantes.
Al llegar al lugar, los uniformados habrían observado que un hombre arrojaba combustible contra una ventana del domicilio. Pero cuando los agentes estaban con el individuo afuera de la vivienda, desde el interior de la morada empezó a emanar un intenso humo y la certeza del incendio fue confirmada en un instante, mientras unos gritos cada vez más desesperados revelaron que había una persona atrapada.
El rescate tardó unos minutos, dado que el inmueble estaba electrificado y hubo que cortar la luz para poder ingresar a él. Fue entonces cuando los oficiales y el personal de Bomberos hallaron al muchacho de 26 años con el rostro y las manos completamente quemadas, además de las prendas que vestía en ese momento.
Con un veinte por ciento de su cuerpo dañado por las llamas, la víctima fue trasladada al Hospital Interzonal “Abraham Piñeyro” y posteriormente se determinó su derivación a la clínica “La Pequeña Familia”, trasladándoselo luego al Instituto del Quemado en Capital Federal. Allí se encuentra alojado, asistido por un respirador artificial y su cuadro general es crítico, se informó desde ese centro asistencial, debido no solo a las quemaduras sino a la inhalación de monóxido de carbono y restos de sustancias químicas que generó la combustión.

COMENTARIOS