None
ACUSADO Y DETENIDO POR EL CRIMEN DE SU ESPOSA, SILVIA PRIGENT

Crimen de la docente: una frase que complica al viudo Daniel Sfeir

Una escucha telefónica, realizada sobre el teléfono celular del imputado, permite escuchar la frase "yo la mandé a matar". Para el fiscal de la causa la prueba es válida.

Una escucha telefónica en la que se oye la frase "yo la mandé a matar" complicó la situación de Daniel Sfeir en la causa en la que está detenido como presunto autor del crimen de su esposa, la docente Silvia Prigent, informaron ayer fuentes judiciales.
Si bien una pericia realizada por Gendarmería determinó que esa frase es muy corta y le faltan fonemas para poderla identificar con la voz del viudo, el fiscal a cargo del caso, Cosme Iribarren, considera a la escucha como un nuevo indicio en contra de Sfeir, ya que el audio está tomado del celular personal del imputado.
La escucha efectuada tres días antes de que el viudo sea detenido pertenece a la línea del teléfono celular que Sfeir tenía intervenida a pedido del fiscal y con autorización del juez de Garantías de la causa.
Las fuentes explicaron que la frase no se pronuncia en el marco de la conversación telefónica entre dos personas, sino en una oportunidad en la que Sfeir llama a su casilla del correo de voz para levantar un mensaje de su primer abogado, Marcelo Adámoli.
Como la línea estaba intervenida, la grabación captó lo que la persona que tenía el teléfono en la mano estaba diciendo al micrófono, seguramente en una conversación que mantenía en ese instante con alguien que estaba a su lado, y allí se escucha la frase "yo la mandé a matar", según explicaron las fuentes.
El abogado de la familia Prigent, José Vera, aseguró que el audio es "un nuevo indicio contundente en contra del viudo".
"Cuando uno escucha la grabación se queda helado porque de manera sarcástica parece que Sfeir hace rimar la voz grabada de la operadora diciendo 'bienvenido a su casilla de Movistar' con la frase 'yo la mandé a matar'", explicó Vera.
El abogado explicó que los peritos de Gendarmería que analizaron la grabación "llegaron a la conclusión de que se trata del mismo patrón de voz que la de otras escuchas a la misma línea de Sfeir".
No obstante, aclaró que "lamentablemente no se pudo hacer el cotejo de esa frase porque a 'yo la mandé a matar' le faltan dos vocales, la i y la u".
Sin embargo, Vera recordó que durante su indagatoria, "Sfeir declaró que nunca le cedió a nadie ese teléfono celular".

COMENTARIOS