None
MENOR RAPTADA

Ochoaizpuro: “no hay certezas para detener a alguien”

El fiscal que interviene en la causa afirmó que la persona sospechada públicamente de ser el autor del hecho, no ha sido aún identificada.

El fiscal Javier Ochoaizpuro, a cargo de la UFI Nº 2 del Departamento Judicial Junín, interviene en la causa iniciada tras la denuncia de los padres de una niña de diez años, que el viernes último, a las 17.10, fue llevada por la fuerza por un desconocido, en la puerta del Colegio San José.

Al ser consultado anoche por DEMOCRACIA, manifestó que aún no había certezas de lo sucedido a la menor y quién fue el que la llevó, ya que faltaban “medidas” legales que cumplir.

Interrogado sobre si la persona sospechada de ser el autor del hecho había sido aprehendida o detenida, afirmó que no, que “aún no había certeza para hacer eso”.

“¿Está vigilada?”, fue el interrogante planteado al doctor Ochaizpuro, a lo que este respondió: no.

“No puedo adelantar lo que haremos, pero una vez que se cumplan determinadas medidas, vamos a actuar, si corresponde hacerlo. Pero no hay ninguna persona identificada como quien se llevó a la menor”, aclaró.


Hechos


El viernes último, pocos minutos después de las 17, una niña de 10 años fue llevada a la fuerza por un sujeto, aún no identificado por la Justicia, desde la vereda del Colegio San José, ubicado en Alem 588, barrio Pueblo Nuevo, hasta la calle Félix de Azara, cerca del Club Independiente.

En ese lugar, alejado varias cuadras del Colegio donde cursaba, fue vista por otros menores, quienes al darse cuenta lo que estaba pasando, llamaron o intentaron llamar por celular y el sujeto, que tenía agarrada a la niña, la soltó. La niña escapó, empezó a correr hacia la escuela y en ese camino fue vista por una amiguita suya y la tía de esta, en Primera Junta y Avenida San Martín, muy conmocionada y llorando. La subieron a la camioneta en que circulaban y la llevaron hasta el Colegio San José donde estaba su madre, Daniela Delfíni, totalmente desesperada por la ausencia de su hija. A partir de este hecho, toda la comunidad se ha visto indignada ante la total impunidad con que actuó el individuo que agarró a la menor y se la llevó lejos, a varias cuadras del lugar donde la tomó. Y la preocupación va in crecendo, al saber que está libre, sin vigilancia ni control. 

COMENTARIOS