None
HOMICIDIO DE BARBARA ZARATE, DE 22 AÑOS

Héctor Reyep declaró ante la fiscal Isabel Carniel y quedó alojado en la Alcaidía 49

El imputado por el crimen de la joven de Vedia asistió a la indagatoria acompañado por su abogado defensor, doctor Eduardo Aguilar.

Héctor Reyep (Peliculón), de 37 años, declaró ayer ante la fiscal en el contexto de la investigación por el “homicidio” de Bárbara Zárate –su pareja-, que fue asesinada este jueves de un disparo en la cabeza, en su departamento de Mariano Moreno 340, en Junín. 

Acompañado por su abogado defensor, “Pucho” Eduardo Aguilar, y con una fuerte custodia policial, el imputado llegó a media mañana al edificio situado en la calle Comandante Escribano (entre Pellegrini y 25 de Mayo) y durante unas dos horas brindó su versión de los hechos, ante la titular de la fiscalía Nº 8 que interviene en el caso, doctora Isabel Noemí Carniel.

Lo hizo en el marco del artículo 308 del Código Procesal Penal y además de la fiscal, estuvo presente en la audiencia el secretario de la Fiscalía General, doctor Matías Noverasco.

Reyep, tras ser detenido en la tarde del jueves último (alrededor de las 18) y conducido como detenido a la sede policial, pasó la noche en un calabozo de la Comisaría de General Viamonte y ayer a la mañana fue traído nuevamente a nuestra ciudad, para estar cara a cara con la fiscal.

Luego de brindar su testimonio sobre cómo habrían sucedido los hechos que terminaron con la vida de la joven vediense, el detenido fue sometido, al igual que anteayer, a algunos estudios y pericias, cuyos resultados, al igual que otras pruebas, espera Carniel y la titular del Juzgado de Garantías de turno, que también tiene injerencia en el hecho de sangre que conmociona a Junín y Vedia.

Alrededor del mediodía de ayer, Reyep fue trasladado a la Alcaidía Nº 49 del Servicio Penitenciario de la provincia de Buenos Aires, ubicada frente a la rotonda de las rutas 188 y 65; cárcel en la que, seguramente, quedaría alojado hasta que el caso sea ventilado en juicio oral y público, posiblemente en 2012.

No se descarta que en los próximos días, el doctor Aguilar pida una ampliación de la declaración de su defendido.

 

El homicidio


La Policía halló a Zárate sin vida, sentada y con un orificio de bala en la cabeza (presuntamente calibre 22), en un departamento interno de la calle Mariano Moreno 340 que compartía con su pareja, Reyep.

La chica estaba radicada en Junín desde hacía algunos meses y vivía con quien está acusado de su muerte violenta.

El crimen se produjo alrededor de las 6 de la mañana del jueves y luego de casi 12 horas de una amplia búsqueda por toda la ciudad, que incluyó un operativo del tipo “cerrojo”, fue detenido, pasadas las 18, Reyep.

Fue atrapado en calle Tassara, a metros de la avenida Dr. Benito de Miguel (a unas cuatro cuadras de la Ruta 7), en la casa de una ex mujer (llamada Sandra Verónica).

Al parecer, la pareja había concurrido a una confitería de nuestra ciudad, ubicada en Benito de Miguel, para participar de la “Fiesta de Educación Física” y a eso de las 5.30 regresaron a su casa y poco después, se produjo el hecho de sangre.

Según pudo reconstruir DEMOCRACIA de fuentes policiales, al parecer los propietarios del inmueble, de apellido Walton, que viven en la parte de adelante de la casa, escucharon el disparo. 

Y cuando salieron al patio a ver qué había pasado, habrían visto salir a dos personas que dijeron “este se mandó una c…”. Luego de eso, habrían visto al novio de la joven salir diciendo “la maté, la maté, qué c…”.


Descartó el arma


Aún no se recuperó el arma de fuego utilizada y -según fuentes judiciales-, Reyep habría declarado ayer que la arrojó a un baldío, aunque no recordaba bien la zona. 

El imputado huyó del lugar del hecho en un Renault Megane II color gris de su propiedad y con él habría estado varios minutos recorriendo la zona suburbana de nuestra ciudad (Villa del Parque, la Agraria, la zona del Parque Borchex) y en un momento dado, se desprendió del arma.

Efectivos de la Comisaría Primera estuvieron ayer buscando la misma, “peinando” varios terrenos, pero como la zona detallada es muy amplia, al cierre de esta edición no habían podido encontrarla. 

COMENTARIOS