URIEL BARBIERI

Está “estable” el niño atropellado por un auto

Su familia dice que el menor de 17 años que lo chocó “venía corriendo a dos motos”, con quienes se estaba peleando.

Uriel Barbieri, el niño de 4 años que fue embestido anteayer por un automóvil Duna guiado por un menor de 17 años, sin carné, en Güemes entre Tucumán y Libanesa, “está estable”, informaron ayer a DEMOCRACIA fuentes médicas, aunque sigue internado en terapia intensiva del Hospital Interzonal de nuestra ciudad.
En diálogo con este diario, Fabiana Benítez (44), tía de la mamá del niño que, por la imprudencia al volante, ahora lucha por su vida, afirmó que Uriel está “evolucionando bien”, aunque de ningún modo está fuera de peligro.

La operación

Como adelantó ayer este matutino, la víctima debió ser intervenida quirúrgicamente. “Tuvo que ser operado del hígado, porque se le cortó, producto del accidente”, relató la familiar, al borde del llanto. Y aclaró que ayer “orinó bien”, una buena señal, ya que los médicos temen que haya sufrido lesiones también en los riñones.
Con todo, según informaron fuentes del Hospital, el pronóstico de Uriel sigue siendo “reservado” y hay que esperar al menos 48 horas más para observar su evolución.

“El nene no se cruzó”

En su declaración, el menor que conducía el auto declaró que el niño “se le cruzó” y que por eso no pudo frenar.
Sin embargo, Fabiana desmiente esa versión. “El nene no se cruzó, estaba en la canchita de fútbol viendo cómo jugaban los más grandes; él no puede jugar porque tiene 4 años de edad”, aclaró.
Según contó Fabiana a DEMOCRACIA, el menor de 17 años “venía corriendo a dos motos, con las que mantenía una pelea, con el objetivo de chocarlas. En esa persecución, las motos ingresan a la cancha de fútbol y es ahí cuando el auto se sube también y atropella a Uriel, que estaba mirando el partido. Fue arrastrado, porque incluso tiene la quemadura de la rueda en la espaldita”, lamentó.

COMENTARIOS