POR EL HOMICIDIO ESTA PRESO UN COLECTIVERO PARAGUAYO QUE SE DECLARO INOCENTE

Crimen de Marianela: cotejarán el ADN de un detenido por el caso

Según los investigadores judiciales, ese ADN hallado en la ropa de la víctima será cotejado con las huellas genéticas del nuevo detenido, a quien se le encontró el chip de un celular que pertenecía a la chica.

El asesino de Marianela Rago Zapata, la estudiante fueguina que en junio último fue degollada en su departamento del barrio porteño de Balvanera, dejó su ADN en manchas de sangre encontradas en el pantalón de la víctima, que ahora serán cotejadas con el perfil genético del nuevo detenido, el colectivero paraguayo que ayer se declaró inocente.
Ese ADN pertenece a un hombre y que las pruebas genéticas ya descartaron que se trate de Francisco Amador López, el ex novio de la víctima que estuvo 14 días preso por el caso, o de Diego Machado, el joven que al momento del hecho estaba saliendo con ella.
Por ello, el colectivero Isidro Martínez Larrea, detenido el miércoles en la localidad bonaerense de Bella Vista por tener un celular con el que se activó la línea de Marianela, permanecerá preso al menos hasta que esté concluido el cotejo genético entre su ADN y el de la sangre del asesino.
Si bien fuentes policiales informaron lo contrario, fuentes judiciales aclararon ayer que a Martínez Larrea no se le secuestró el celular que usaba Marianela, sino un aparato en el que en algún momento se colocó y utilizó el "chip" con la línea de la víctima.
En su indagatoria ante el juez Rodolfo Cresseri, el colectivero de la línea 132 explicó que como chofer suele encontrar muchos objetos perdidos u olvidados en los ómnibus y que seguramente el "chip" al que hacían referencia lo debía haber probado tras hallarlo de esa manera.
Con esta explicación, Martínez Larrea se desvinculó del crimen y ahora, para definir su situación procesal, el juez Cresseri no sólo esperará el examen de ADN de la extracción de sangre a la que fue sometido, sino también algunos testimonios y documentos que acrediten la versión del imputado.
El magistrado intentará determinar a partir de los registros de recorridos de la línea, si el día del crimen -27 de junio-, Martínez Larrea trabajó.
El ADN del asesino era un secreto que los investigadores judiciales y policiales tenían guardado hace meses.

COMENTARIOS