None
UN HOMBRE ARMADO CON UN CUCHILLO Y UN HACHA INCENDIO LA CASA DEL PRESUNTO AGRESOR

Fuego y venganza por la muerte de Geremías Díaz

Tras varios minutos de extrema tensión, donde el malviviente no deponía su actitud, se entregó.

El chasquido seco de un encendedor fue lo primero que escuchó José Luis González (21), ayer, pasadas las 12.40 del mediodía, cuando cuatro sujetos irrumpieron en su habitación mientras dormía.

"Ah, sos vos", confirmó uno de los malvivientes y a partir de ese momento no pararon de golpearlo hasta provocarle lesiones en el rostro, en la nariz y el ojo izquierdo, por lo que tuvo que ser trasladado a la guardia del hospital.

"Si lo hubiese matado, estaría preso", intentó explicarles González, acusado por estas personas de haber matado a su amigo Geremías Díaz, el joven de 22 años que perdió la vida en un confuso episodio entre el miércoles y el jueves últimos, en una casa situada en 27 de Diciembre entre Arias y Lebensohn, propiedad de González.

El rumor de que la venganza no acabaría allí cobraba fuerza en el barrio con el correr de las horas, los minutos, e incluso González, advertido de esta situación, dejó su vivienda.

El jueves último, cuando los uniformados llegaron a la finca, encontraron en su interior blisters de medicamentos, botellas de bebidas alcohólicas (principalmente vodka), bolsas plásticas que habrían sido utilizadas para aspirar pegamento y colillas de "porros".

 

Entre las llamas

 

Pasadas las 20.30 de ayer, un hombre con una camiseta de argentina con el número diez en su espalda (la de "Messi"), un hacha y un cuchillo prendió fuego la casa de González.

La Policía acudió al lugar, pero el hombre no deponía su actitud, por lo que tuvo que actuar un "negociador", que tras varios minutos de extrema tensión logró convencerlo de que se entregase.

No bien dejó las armas en el suelo, seis agentes de la fuerza especial GAD lo rodearon con los escudos y en un rápido accionar lograron maniatarlo e ingresarlo al móvil para ser trasladado a la dependencia policial, donde al cierre de esta edición permanecía aprehendido.

COMENTARIOS