None
TRES ADOLESCENTES FUERON ASALTADOS DE MANERA VIOLENTA POR SEIS MALVIVIENTES

Jóvenes de Junín vivieron una odisea en la esquina de Alberdi e Intendente de la Sota

El grupo de marginales se componía de cinco hombres y una mujer, quienes aún no han podido ser identificados.

En una zona de nuestra ciudad que de un tiempo a esta parte se ha convertido en extremadamente peligrosa, frente al Hospital Interzonal General de Agudos “Dr. Abraham Félix Piñeyro”, tres jóvenes juninenses vivieron una verdadera odisea, poco antes de la medianoche del jueves.
Leandro Rabadán, junto a sus amigos Daniel y Martín, se desplazaban en un automóvil Peugeot 206 propiedad del papá del primero, Claudio Rabadán (conocido ex futbolista local), y el cambio de verde a rojo del semáforo de Juan Bautista Alberdi e Intendente de la Sota, hizo que el conductor del coche parara, a la espera de reanudar la marcha.
Eran las 23 del jueves y en cuestión de segundos, irrumpieron en el lugar seis jóvenes malvivientes, cinco varones y una mujer, quienes comenzaron a aplicar golpes al automóvil de Rabadán, le rompieron con una botella el vidrio del acompañante y empezaron a agredir a la terna de amigos.
Con la botella como peligrosa arma de puño, uno de los marginales atacó a uno de los amigos de Leandro Rabadán y, a los gritos, los delincuentes le exigieron a los atribulados ocupantes del 206 la entrega del dinero que llevaban, zapatillas, celulares, el estéreo del Peugeot y otros elementos.
Con el “botín” en poder de los “cacos”, la situación se ponía cada vez peor para Martín, Leandro y Daniel y en un momento dado, Rabadán se decidió y puso en raudo movimiento el coche, dejando atrás a la pesadilla que estaban viviendo y que pudo ser mayor si no escapaban.
De inmediato, los damnificados fueron al departamento de Claudio Rabadán, en el complejo habitacional FOETRA, y el ex futtbolista juninense los acompañó a radicar la denuncia a la Comisaría Junín Segunda, por razones de jurisdicción.
Aunque se montó un rápido operativo, no se pudo atrapar al sexteto de delincuentes, cuya “jefatura” ejercería la joven mujer, ya que otras personas que los han visto merodear por la zona, dicen que la más violenta es la chica.
Esa zona del ex Hospital Regional se ha transformado en extremadamente peligrosa y obliga a las autoridades de seguridad a extremar recursos para atrapar a los delincuentes que “operan” en el lugar, generalmente por la noche de madrugada.
Varios hechos de “arrebato” o intentos de esa modalidad han sido denunciados, al menos públicamente, en los medios de prensa, por personas que a tempranas horas circulan por el lugar, especialmente por enfermeras y personal de mantenimiento, generalmente femenino, del Hospital Interzonal “Dr. Abraham Félix Piñeyro”, sin que se haya podido, tampoco en estos casos, identificar y detener a los marginales.

COMENTARIOS